Guías clínicas para la hepatopatía (EASL, 2021)

  • Asociación Europea para el Estudio del Hígado

  • Maria Baena
  • Guías de Práctica Clínica
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Estos son algunos de los aspectos destacados de la guía sin análisis ni comentario. Para más información, consulta directamente la guía pulsando en el enlace en la referencia.

La Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL, por sus siglas en inglés) publicó sus guías para las pruebas no invasivas para la evaluación de la hepatopatía en el Journal of Hepatology.[1]

Población general

Las pruebas no invasivas para la fibrosis se recomiendan para descartar, más que para diagnosticar, fibrosis avanzada en poblaciones de baja prevalencia.

Las pruebas no invasivas para la fibrosis se deben llevar a cabo preferentemente en pacientes con riesgo de fibrosis hepática avanzada y no en poblaciones generales sin seleccionar.

La alanina aminotransferasa (ALT, por sus siglas en inglés), el aspartato aminotransferasa (AST, por sus siglas en inglés) y el recuento plaquetario deben ser parte de los análisis rutinarios en pacientes con sospecha de hepatopatía.

Hepatopatía alcohólica

En pacientes con hepatopatía alcohólica, se recomienda la determinación de la rigidez hepática con elastografía transitoria (ET) <8 kPa para descartar la fibrosis avanzada en la práctica clínica.

En pacientes con riesgo de hepatopatía alcohólica, se recomienda la determinación de la rigidez hepática con ET ≥12–15 kPa para descartar la fibrosis avanzada.

La determinación de la rigidez hepática con ET se debe repetir tras al menos 1 semana de abstinencia alcohólica en pacientes con elevación de la rigidez hepática y evidencias bioquímicas de inflamación hepática.

Tratamiento para la hepatitis C tras respuesta viral sostenida/tras terapia antiviral

Los índices no invasivos y la determinación de la rigidez hepática con ET y otros métodos elastográficos no son precisos para detectar la regresión de la fibrosis tras una respuesta viral sostenida en pacientes con hepatitis C diagnosticados con hepatopatía avanzada compensada antes del tratamiento antiviral.

Esteatosis hepática no alcohólica/esteatohepatitis no alcohólica

No se recomiendan los índices no invasivos para el diagnóstico de la esteatosis en la práctica clínica.

Se recomienda la ecografía tradicional como herramienta de primera línea para el diagnóstico de la esteatosis en la práctica clínica.

Hepatopatía colestásica autoinmune

La determinación de la rigidez hepática con ET es el mejor marcador indirecto para descartar fibrosis severa/hepatopatía colestásica autoinmune y se debería utilizar con este propósito con una rigidez de 10 kPa para pacientes con colangitis biliar primaria.

La determinación de la rigidez hepática con ET por encima de 9,5 kPa se puede utilizar para apoyar el diagnóstico de fibrosis avanzada en pacientes compensados con bilirrubina normal y sin estenosis de alto grado en pacientes con colangitis esclerótica primaria.

Hepatopatía avanzada compensada e hipertensión portal

La hepatopatía colestásica autoinmune se debe diagnosticar utilizando pruebas de segunda línea (pruebas séricas patentadas o elastografía).

La determinación de la rigidez hepática con ET se debe usar para descartar y diagnosticar hepatopatía colestásica autoinmune con las siguientes rigideces: <8–10 kPa para descartar y >12–15 kPa para confirmar.

Para más información por favor dirígete a Hepatitis Alcohólica, Hepatitis C y Esteatosis hepática alcohólica.