Guías clínicas para el control bioquímico y el reemplazo de micronutrientes en cirugía bariátrica (BOMSS, 2020)

  • Sociedad Británica de Cirugía Metabólica y Obesidad

  • Guías de práctica clínica
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Este es un resumen rápido de las recomendaciones sin análisis ni comentarios. Para obtener más información, vaya directamente a las guías pinchando en el enlace de la referencia.

En noviembre de 2020, la Sociedad Británica de Cirugía Metabólica y Obesidad (BOMSS por sus siglas en inglés) publicó sus guías clínicas para el control bioquímico y el reemplazo de micronutrientes en pacientes que se someten a cirugía bariátrica. [1]
 
Evaluación nutricional preoperatoria

Se recomienda una evaluación nutricional completa de todos los pacientes que planeen someterse a una cirugía bariátrica. La anemia y la disminución de los niveles de ferritina, ácido fólico, vitamina B12 y vitamina D son las deficiencias más comunes en adultos y adolescentes con obesidad grave y compleja.

Se deben incluir las siguientes pruebas en la evaluación preoperatoria:

  • Hemograma completo, incluyendo hemoglobina.
  • Medición de los niveles de ferritina, ácido fólico y vitamina B12.
  • Medición de los niveles séricos de 25-hidroxivitamina D, calcio y niveles de hormona paratiroidea sérica/plasmática.
  • Medición del nivel de hemoglobina A1c (HbA1c).
  • Perfil lipídico.
  • Pruebas de función hepática y renal.

Se debe considerar la evaluación de los niveles séricos de vitamina A, zinc, cobre y selenio en pacientes programados para procedimientos de malabsorción, como derivación biliopancreática con cruce duodenal, o que tengan una deficiencia sospechada. No se recomienda la detección sistemática de deficiencia de tiamina o magnesio.

Se debe tratar cualquier deficiencia nutricional antes de realizar la cirugía bariátrica.
 
Cuidados y seguimiento posoperatorios

Es necesario un seguimiento de por vida después de la cirugía bariátrica para garantizar que se cumplan los requisitos nutricionales y para detectar deficiencias y otras complicaciones. Se recomiendan las siguientes pruebas a los 3, 6 y 12 meses después del procedimiento y al menos una vez al año a partir de entonces:

  • Pruebas de función renal y hepática.
  • Hemograma y medición de los niveles de ferritina sérica.
  • Medición de los niveles séricos de folato, vitamina B12, vitamina D y calcio.

Se deben controlar los niveles de hormona paratiroidea si no se hizo antes de la cirugía.

Medición de los niveles séricos de vitamina A, vitamina E y vitamina K1 y PIVKA-II (proteína inducida por ausencia o antagonismo de vitamina K) a intervalos regulares tras procedimientos de malabsorción, como derivación biliopancreática con cruce duodenal, o si aparecen síntomas de deficiencia.

Monitorización de los niveles séricos de zinc, cobre y selenio tras una gastrectomía en manga, un bypass gástrico en Y de Roux o una derivación biliopancreática con cruce duodenal. No es necesaria la monitorización de rutina de los niveles de magnesio.

Hay que tener en cuenta el riesgo potencial de deficiencia grave de tiamina en pacientes que se han sometido a cirugía bariátrica. Si se sospecha una deficiencia, se debe iniciar el tratamiento oral o intravenoso sin demora.

Monitorización de los niveles de HbA1c y lípidos en pacientes con diabetes preoperatoria y dislipidemia, respectivamente.

Suplementación de vitaminas y minerales

En todos los pacientes que se han sometido a cirugía bariátrica se recomienda un suplemento multivitamínico y mineral diario completo, que incluya tiamina, hierro, ácido fólico, selenio, zinc y cobre.

Además del suplemento multivitamínico y mineral, se debe prescribir hierro elemental e inyecciones intramusculares de vitamina B12 en aquellos pacientes que se hayan sometido a procedimientos de gastrectomía en manga, bypass gástrico en Y de Roux y de malabsorción, como derivación biliopancreática con cruce duodenal. Estos pacientes también pueden requerir suplementos de vitaminas A y E, así como zinc, cobre y selenio.

Se desconoce la ingesta óptima de calcio para los pacientes que se han sometido a cirugía bariátrica. Se debe fomentar el consumo de calcio en la dieta, que es más biodisponible que el calcio suplementado.

Para obtener más información, visite Cirugía Bariátrica y Obesidad.

Para obtener más guías clínicas, vaya a Guías.