Guía de práctica clínica sobre opiáceos para tratar el dolor (CDC, 2022)

  • Guías de Práctica Clínica
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Estos son algunos de los aspectos más destacados de la guía, sin análisis ni comentarios. Para más información, ve directamente a la guía pulsando en el enlace de la referencia.

En noviembre de 2022, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos publicaron en el Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) una guía para la prescripción de opiáceos a adultos con dolor agudo o crónico.[1,2]

Inicio de opiáceos para tratar el dolor

Antes de iniciar el tratamiento con opiáceos, los médicos deben hablar con los pacientes sobre los beneficios realistas y los riesgos conocidos del tratamiento con opiáceos.

Los médicos deben maximizar el uso de tratamientos no farmacológicos y farmacológicos no opioides ya que tienen al menos la misma eficacia que los opiáceos para muchos tipos comunes de dolor agudo y se prefieren para el dolor subagudo y crónico.

Selección de opiáceos para tratar el dolor

Al iniciar el tratamiento con opiáceos para el dolor agudo, subagudo o crónico, los médicos deben prescribir opiáceos de liberación inmediata en lugar de opiáceos de liberación prolongada y acción prolongada.

Los médicos deben prescribir la dosis eficaz más baja cuando inicien el tratamiento con opioides en pacientes con dolor agudo, subagudo o crónico.

Decidir la duración de la prescripción de opiáceos

Cuando se necesiten opiáceos para el dolor agudo, los médicos no deben prescribir más cantidad de la necesaria para la duración prevista de un dolor suficientemente intenso como para requerir opiáceos.

Los médicos deben evaluar los beneficios y los riesgos con los pacientes a las 1-4 semanas de iniciar el tratamiento con opiáceos para el dolor subagudo o crónico o de aumentar la dosis.

Evaluación del riesgo de abuso de opiáceos

Los médicos han de evaluar el riesgo de daños relacionados con los opiáceos y comentarlo con los pacientes antes de iniciar el tratamiento con opiáceos y periódicamente durante su continuación.

Al prescribir un tratamiento inicial con opiáceos para el dolor, los médicos deben revisar el historial de prescripciones de sustancias controladas del paciente para determinar si está recibiendo dosis o combinaciones de opiáceos que lo expongan a un alto riesgo de sobredosis.

Para los pacientes con trastorno por consumo de opiáceos, los médicos deben ofrecer o acordar un tratamiento con medicamentos basados en la evidencia.