Guías de práctica clínica para el cáncer de pene (AFU, 2022)

  • Guías de Práctica Clínica
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Estos son algunos de los aspectos más destacados de las recomendaciones sin análisis ni comentarios. Para obtener más información, ve directamente a las guías haciendo clic en el enlace de la referencia.

La Asociación Francesa de Urología (AFU, por sus siglas en francés) publicó en noviembre de 2022 las guías clínicas actualizadas sobre el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de pene en Advances in Urology [1].

Tratamiento tópico del cáncer de pene

Es obligatorio que, previo a cualquier tratamiento tópico no quirúrgico, se realice una biopsia. Entre las opciones de tratamiento se encuentran las cremas citotóxicas (imiquimod al 5 % [inmunoterapia] o 5-fluorouracilo [5-FU; quimioterapia]), el tratamiento con láser y la fototerapia dinámica.

Tratamiento quirúrgico del cáncer de pene

El tratamiento de elección debe ser la cirugía conservadora, incluyéndose la circuncisión de forma rutinaria. También puede ser necesaria una reconstrucción basada en un injerto o un colgajo cutáneo.

Es fundamental que se obtenga un margen negativo y que, si el margen fuera positivo, se repita la cirugía. El margen de seguridad debe ser como mínimo de 3-5 mm. De acuerdo con una propuesta de la Asociación Europea de Urología, el comité de cáncer de la Asociación Francesa de Urología cree que los márgenes de seguridad deben depender del grado del tumor: 3 mm, 5 mm y 8 mm para tumores de grado 1, 2 y 3, respectivamente.

Para permitir la micción, deben quedar al menos 3 cm de un pene parcialmente amputado. En el caso de un muñón corto, se debe valorar la uretrostomía perineal, siendo este procedimiento imperativo en caso de llevarse a cabo una amputación total.

Radioterapia para el cáncer de pene

El tratamiento de elección para la radioterapia es la braquiterapia intersticial con hilos de iridio-192 (192Ir).

Tratamiento de las áreas de ganglios linfáticos inguinales y pélvicos

Se debe realizar una linfadenectomía inguinal ipsilateral si hay enfermedad (micro) metastásica. Se puede recomendar la quimioterapia neoadyuvante si hay compromiso de ganglios linfáticos fijos o múltiples.

Se recomienda que los pacientes con afectación de los ganglios linfáticos pN2 o pN3 se sometan a quimioterapia adyuvante, lo que "mejoraría la supervivencia general y la supervivencia específica de la enfermedad en un 54 % tras 42 meses de seguimiento".

Tratamiento en las etapas metastásicas

Con respecto a la quimioterapia paliativa para pacientes en fase metastásica, se debe dar prioridad a la inclusión de estos individuos en los ensayos clínicos terapéuticos.

Tratamiento de las recidivas

Cuando hay recidiva local tras un procedimiento inicial conservador, la repetición del procedimiento debe ser también conservadora, si es posible. Se recomienda una amputación parcial o total si se produce afectación de tejidos profundos.

Si aún no se ha realizado, se debe proponer una linfadenectomía inguinal radical en casos de recidiva inguinal. De lo contrario, y aunque no existe un consenso validado, se deben plantear la quimioterapia y la radioterapia de rescate, debido a la alteración del drenaje linfático posoperatorio.

Para obtener más información, ve a Cáncer de pene.