Guía de práctica clínica de nódulos tiroideos pediátricos y carcinoma diferenciado de tiroides (ETA, 2022)

  • Guías de Práctica Clínica
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Estos son algunos de los aspectos más destacados de la guía, sin análisis ni comentarios. Para más información, ve directamente a la guía pulsando en el enlace de la referencia.

La Asociación Europea de Tiroides (ETA, por sus siglas en inglés) publicó la guía de práctica clínica de la en octubre de 2022 sobre el tratamiento de los nódulos tiroideos pediátricos y el carcinoma diferenciado de tiroides en European Thyroid Journal. [1]

Se recomienda la ecografía del cuello para evaluar los nódulos tiroideos. Para los pacientes pediátricos con nódulos sospechosos de ser malignos, se recomienda la biopsia con aguja fina.

Para la evaluación preoperatoria de un paciente pediátrico con carcinoma diferenciado de tiroides, se recomienda la palpación del cuello, la ecografía completa del cuello y pruebas de laboratorio. Se recomiendan pruebas genéticas adicionales o estudios de imagen para los pacientes que tienen una enfermedad familiar o extendida.

La tiroidectomía total es el tratamiento recomendado para los niños con carcinoma diferenciado de tiroides.

Se recomienda la hemitiroidectomía como opción para los pacientes con carcinoma de tiroides muy pequeño encontrado incidentalmente y con características histológicas no agresivas.

Se recomienda que la disección profiláctica de los ganglios linfáticos centrales se reserve para pacientes con cáncer de tiroides avanzado (extensión extracapsular, invasión vascular, metástasis a distancia).

El tratamiento con yodo radiactivo (I131) está indicado para todos los niños después de una tiroidectomía total.

Se recomienda la medición de la tiroglobulina sérica y la ecografía del cuello para el seguimiento tras el tratamiento del carcinoma diferenciado de tiroides durante la infancia. Se sugiere el control de los niveles de la hormona estimulante de tiroides y la supresión a valores bajos-normales.

En el caso de los niños con enfermedad cervical persistente o recurrente, se señala que está indicada la cirugía o el tratamiento con I131, dependiendo del tamaño, la carga tumoral y el grado de progresión.

Se recomienda el tratamiento con I131 como tratamiento de primera línea para los pacientes con metástasis pulmonares.

Se recomienda el control postoperatorio de la función del nervio laríngeo y de la glándula paratiroidea. Se propone un seguimiento continuo durante al menos 10 años después de la cirugía.

Para más información, ve a Cáncer de Tiroides Pediátrico.