Google y los ensayos clínicos.


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Verily es una de las divisiones de Alphabet, la empresa matriz de Google, concretamente la letra “V” de ese abecedario, y es la que está dedicada al desarrollo de proyectos relacionados con la sanidad. Su visión no consiste ya en crear fantasías sobre cómo será el futuro en el campo de la salud, sino que intenta aterrizar proyectos que contribuyan a la ampliación de las oportunidades de negocio del gigante tecnológico.   

La división recientemente ha anunciado una serie de acuerdos y alianzas estratégicas con cuatro grandes compañías farmacéuticas orientadas a la generación de herramientas de análisis y recopilación de datos digitales en el curso de estudios de investigación clínica. Es decir, pone la tecnología de todo el conglomerado de Google al servicio de la creación de un nuevo modelo, de supuesta mayor eficacia, para la validación clínica de nuevos medicamentos.

Para ello, y en conjunción con las farmacéuticas Novartis, Otsuka, Pfizer y Sanofi, se empleará una plataforma innovadora llamada Project Baseline que les permitirá ser más eficaces en la selección muestral de los participantes en estos estudios, y al mismo tiempo abarcar una mayor diversidad de las poblaciones objeto de análisis. Uno de los primeros elementos de la plataforma consiste en facilitar el reclutamiento de participantes que se inscriban y estén dispuestos a ofrecer el análisis de sus datos de salud en los procedimientos de evaluación de nuevos compuestos farmacológicos.

 

 

Realmente el proyecto puede ser muy relevante para la industria del medicamento. Los estudios de fase III no sólo suponen habitualmente un tiempo importante empleado en la generación de evidencia científica, sino que son esencialmente relevantes para saber si un nuevo compuesto cumple con los requerimientos de efectividad y seguridad que imponen las agencias reguladoras. Por ello, ser más eficientes en esta fase puede suponer generar un mejor conocimiento de la actividad farmacológica del medicamento, pero también facilitar una más pronta llegada al paciente que lo necesita y el médico que lo puede emplear.

La generación de evidencia a través de la investigación es la columna vertebral de la mejora de los resultados de salud. "Necesitamos ser inclusivos y fomentar la diversidad en la investigación para comprender realmente la salud y la enfermedad, y proporcionar información significativa sobre nuevos medicamentos, dispositivos médicos y soluciones digitales de salud", ha comentado la doctora Jessica Mega, directora médica y científica de Verily. "Novartis, Otsuka, Pfizer y Sanofi están siendo pioneros en la adopción de tecnología avanzada y herramientas digitales para mejorar la gestión de la investigación clínica, y juntos estamos dando un paso más para hacer que la investigación sea más accesible y pueda generar nueva evidencia que redunde en mejores tratamientos y atención sanitaria".

El Project Baseline realmente se puso en marcha en 2017, y ha sido ya empleado por investigadores clínicos en una primera etapa, en la que que se usaron fundamentalmente sistemas de apoyo para la recolección de datos durante los ensayos, a través de aplicaciones móviles, sensores y dispositivos portátiles. Las agencias reguladoras, como es sabido, valoran cada vez más que se aporten datos de vida real, y que un paciente sometido a un estudio no sólo ofrezca su información de estado en el momento en el que es examinado por un equipo médico, sino en todo el tiempo que se aposible.

Recientemente, al paso cualitativo ha sido acoplar lo que ya ofrecía la plataforma con un nuevo modelo de selección de participantes, que facilite la inscripción y la información sobre cada ensayo clínico. En Estados Unidos es frecuente que este tipo de participaciones sean incluso reclamadas por pacientes que necesitan acceder a recursos sanitarios que de otra manera no podrían permitirse. En un tercer lugar, Project Baseline ofrece a los investigadores herramientas de análisis de los resultados con un grado mayor de sofisticación.

 

 

Google puede y Google quiere.

Cada una de las compañías farmacéuticas participantes se ha comprometido a promover nuevos estudios que utilizarán la plataforma Project Baseline, y relativos a una amplia gama de especialidades clínicas, incluidas enfermedades cardiovasculares, salud mental y diabetes. Lo harán además en asociación con instituciones académicas, grupos de pacientes y grandes hospitales.

Si esta nueva orientación tecnológica permitiera disponer de ensayos más uniformes y sólidos estaríamos en el inicio de un modelo de transformación de la investigación clínica muy relevante. Se trataría de encontrar muestras más representativas de la población general y además introducir nuevas variables de análisis.

Verily dispone desde hace tiempo de un consejo asesor para la plataforma, y ha establecido acuerdos de colaboración con una decena de grandes consorcios hospitalarios norteamericanos. Incluso ha desarrollado algún aparato propio, como un reloj, no comercializado, que registra el ECG de un solo canal.

“El proceso de investigación clínica está anticuado en muchas maneras. Nuestra colaboración con Verily pretende redefinir y rediseñar este proceso para hacer que los ensayos clínicos sean más accesibles para los pacientes, y la investigación clínica sea más precisa y específica, orientada a obtener resultados y buscar aprobaciones antes, lo que pondría las terapias en manos de los médicos y sus pacientes con mayor anticipación", comentó un representante de la industria del medicamento implicado en este proyecto. "Tenemos la oportunidad de aprovechar datos del mundo real, a través de sensores, integraciones de datos clínicos y otras herramientas que nos permitan corroborar la evidencia sobre los tratamientos e intervenciones que estamos estudiando”.

Google, al igual que los otros gigantes tecnológicos, parece decidido a entrar en el sector de la salud. Junto a empresas tecnológicas como Apple o Amazon están convencidos de que las aproximaciones de base digital pueden crear modelos nuevos de gestión y entendimiento de los datos sobre salud. Y también, que es un sector en el que no faltan las oportunidades de negocio.