Glecaprevir/pibrentasvir se muestra seguro y eficaz como tratamiento de la hepatitis C después de un trasplante de hígado o riñón (Hepatology)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Glecaprevir/pibrentasvir (Mavyret) ha demostrado ser seguro y eficaz para los pacientes con hepatitis C crónica que se sometieron a un trasplante de hígado o riñón, según un estudio recientemente publicado el pasado año en Hepatology por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Rush (Estados Unidos).

"El diseño y la investigación del estudio se basaron en el programa de registro más amplio de Mavyret, en pacientes no trasplantados", explica la autora Nancy S. Reau.

Según esta investigadora, los pacientes trasplantados de riñón fueron incluidos debido a la necesidad médica de opciones de tratamiento para aquellos con enfermedad renal, la evolución de los datos para el uso de antivirales de acción directa en el espacio de trasplante renal, y el perfil de seguridad de glecaprevir/pibrentasvir en aquellos con enfermedad renal subyacente.

El estudio incluyó a 100 pacientes con hepatitis C de centros estadounidenses e internacionales que recibieron glecaprevir/pibrentasvir durante 12 semanas. Ochenta pacientes habían sido sometidos a un trasplante de hígado y 20 habían recibido un trasplante de riñón. De los 44% que tenían experiencia en el tratamiento, la mayoría recibió un régimen basado en interferón antes del trasplante.

La tasa de respuesta virológica sostenida (RVS) por intención de tratar fue del 98%, con 2 pacientes designados como no respondedores debido a una recaída a las 4 semanas y a un fracaso no virológico. Después de que los investigadores excluyeron a los que no respondieron, la tasa de RVS fue del 99%.

La mayoría de los eventos adversos fueron leves (56%). De los 8 pacientes que experimentaron eventos adversos graves, los investigadores consideraron dos relacionados con el tratamiento, incluyendo un caso de sinusitis y otro de función hepática anormal.

"La eficacia y la seguridad fueron comparables a las poblaciones no trasplantadas, lo que confirma que los grupos que antes consideraban que tenían opciones limitadas son excelentes candidatos para el tratamiento con antivirales de acción directa", señala Reau.