Fracturas por fragilidad en mayores de 70 años, visión en Atención Primaria de la osteoporosis: estudio PREFRAOS

  • Dr. Rafael Manuel Micó Pérez
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Este artículo es resultado de la colaboración editorial entre la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y Univadis. Aquí puedes acceder a todos los contenidos de la Alianza Editorial.

En España se producen cada año más de 300.000 fracturas por fragilidad ósea, ocasionando un gasto sanitario que supera los 56.900 millones de euros (3,5 % del gasto sanitario total) en el conjunto de países de la Unión Europea.

La carga de las fracturas de fragilidad supera a la de muchas otras enfermedades crónicas. Estas fracturas tienen consecuencias importantes en la calidad de vida de los pacientes, ya que provocan un dolor y una discapacidad considerables, lo que se traduce en una pérdida de independencia y un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad.

Muchas fracturas ocurren en pacientes no diagnosticados de osteoporosis y, por lo tanto, no se considera que sean causadas por fragilidad ósea.[1,2] Algunas fracturas son subclínicas, por lo que no se detectan.[3] En la década anterior varios estudios observaron un escaso diagnóstico y un tratamiento insuficiente de la osteoporosis en pacientes ancianos con fracturas por fragilidad.[4,5]

Trabajos recientes en España indican que el diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis sigue siendo subóptimo en sujetos con una fractura por fragilidad. En un estudio retrospectivo de 161 sujetos con fractura de cadera, el 14 % de los sujetos (mediana de edad 87 años) fueron diagnosticados con osteoporosis y solo el 7 % recibieron tratamiento.[6] De manera similar, en un estudio multicéntrico prospectivo de 487 sujetos (edad media de 83,1 años), el 22 % de los sujetos tenía una fractura anterior por traumatismo bajo que no fuera de cadera y solo el 16 % recibió tratamiento osteoporótico.[7] Por lo tanto, una mejor identificación y evaluación por parte de Atención Primaria es crucial para el manejo de la osteoporosis.

PREFRAOS (estudio de la PREvalencia de las FRActuras por fragilidad y del tratamiento de la OSteoporosis)[8] es un estudio observacional, retrospectivo y multicéntrico realizado en Atención Primaria en España. Participaron 30 centros de 14 regiones. El estudio se realizó entre noviembre de 2018 y marzo de 2020. Los objetivos de este estudio eran:

  1. Estimar la prevalencia de las fracturas por fragilidad en la población de 70 o más años en Atención Primaria en España.
  2. Describir las características, factores de riesgo, comorbilidades, diagnóstico de osteoporosis y ratios de tratamiento en pacientes con fracturas por fragilidad.

Este estudio constó de dos fases denominadas A y B.

En la fase A se obtuvo la prevalencia de fracturas por fragilidad en personas con edad igual o superior a 70 años. En la fase B se hizo un reclutamiento consecutivo de los pacientes que presentaban al menos una fractura de fragilidad, así como una recolección retrospectiva de los datos. Cada centro incluyó 20 pacientes. Se analizaron las características demográficas y clínicas, factores de riesgo, así como el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

En la fase A, se revisaron un total de 47.472 historias clínicas y el 20,2 % (9.586) sujetos eran ≥70 años (59,8 % mujeres). El 17,7 % de los pacientes tenía una fractura por fragilidad registrada, con una prevalencia aproximadamente 3 veces mayor en mujeres que en hombres (24,1 % frente a 8,0 %, respectivamente). La prevalencia de fracturas por fragilidad según localización fue: fractura vertebral (4,9 %) seguido por fractura de muñeca/antebrazo (3,6 %), fractura de cadera/fémur (3,6 %) y fractura de húmero (2,4 %). 

 

<em>Figura 1. Fase A</em>

 

 

En la fase B se incluyeron 665 sujetos, el 56 % tenían igual o más de 80 años.La mayoría de los sujetos (70,4 %) presentaban ≥ 4 factores de riesgo de fractura, siendo el antecedente de caídas (57,3 %) y la edad ≥ 80 años (56,7 %) los más comunes.

El 90 % de los pacientes tenían dos o más comorbilidades, siendo las más frecuentes la artrosis (73,7 %), la hipertensión (70,5 %), la ansiedad (33,8 %), los trastornos del sueño (31,1 %), la depresión (29,9 %) y la diabetes (20,8 %). Además, el 14 % de las personas presentaba enfermedad renal crónica, de los cuales el 44,1 % presentaba estadio 3A y el 31,2 % estadio 3B.

 

Tabla 1. Fase B

 

 

En el 68,1 %, la fractura por fragilidad más reciente fue una fractura osteoporótica mayor (cadera, columna, muñeca/antebrazo o húmero proximal). El 30 % fueron hospitalizados por fractura por fragilidad siendo la cadera el principal motivo.

Dos de cada tres pacientes tenían un diagnóstico de osteoporosis (70 % mujeres frente al 43 % hombres). El 61 % de los sujetos había recibido al menos un tratamiento para la osteoporosis (65 % mujeres frente al 38 % hombres).

El tratamiento de prescripción más común fue el alendronato tanto para hombres como para mujeres (34,9 % y 28,3 %), seguido por denosumab (26,2 % y 28,3 %). Se administraron suplementos de calcio y Vitamina D al 75,3 % de la población total (77,6 % mujeres frente al. 62,2 % hombres).

En el estudio PREFRAOS se observa que existe un infradiagnóstico y un infratratamiento de la osteoporosis en los pacientes ≥70 años en los centros de Atención Primaria en España.La mayoría de los pacientes tienen 4 o más factores de riesgo de caída, un tercio no tenía diagnóstico de osteoporosis en la historia clínica y solo 2 de cada 3 sujetos habían recibido al menos un tratamiento para la osteoporosis.

Estos datos muestran brechas en el diagnóstico y tratamiento de los sujetos con osteoporosis, siendo mayores en hombres que en las mujeres, resaltando la necesidad de mejorar el manejo clínico y terapéutico de las fracturas por fragilidad en Atención Primaria.

El estudio tiene como algunas limitaciones siendo la más relevante que los centros de Atención Primaria que aceptaron participar fueron aquellos con mayor interés y/o experiencia en osteoporosis. Este hecho demuestra que los profesionales participantes tienen la capacidad para mejorar en términos de diagnóstico y tratamiento.

Rafael Manuel Micó Pérez MD, PhD. Medicina Familiar y Comunitaria. Centro Fontanars dels Alforins (Valencia). Grupo de trabajo de Medicina Genómica Personalizada y Enfermedades Raras de SEMERGEN. Investigador estudio IBERICAN.