Fármacos contra el cáncer de mama podrían ayudar a tratar los cánceres de pulmón resistentes (Cell Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Medicamentos contra el cáncer de mama podrían ayudar a tratar los tumores de pulmón resistentes, según ha sugerido un estudio realizado en ratones por investigadores del Instituto Francis Crick y el Instituto de Investigación del Cáncer (ICR) del Reino Unido, que ha sido publicado en Cell Reports.

En concreto, han observado en ratones que los tumores pulmonares causados por mutaciones en el gen EGFR se reducen significativamente cuando se bloquea una proteína llamada p110α. Precisamente, los medicamentos que la bloquean están siendo efectivos en ensayos clínicos realizados para algunos tipos de cáncer de mama y se espera que se apruebe su uso en un futuro próximo.

Por tanto, los nuevos hallazgos sugieren que estos medicamentos podrían beneficiar potencialmente a los pacientes con cáncer de pulmón mutante por EGFR cuyos tumores se han vuelto resistentes al tratamiento. "Como nuestra investigación se encuentra en una etapa tan temprana, se necesitaría más investigación en ratones y células de pacientes antes incluso de considerar ensayos clínicos. Pero abre una vía prometedora de investigación", señalan los autores del estudio, liderado por Julian Downward.

Para llevar a cabo el trabajo, los científicos se centraron en una interacción específica entre la proteína RAS y p110α. El gen RAS está mutado en aproximadamente uno de cada cinco cánceres, lo que causa un crecimiento incontrolado y es un enfoque clave de la investigación de Downward. Cuando bloquearon esta interacción en ratones modificados genéticamente con mutaciones de EGFR, sus tumores se redujeron significativamente.

Antes de la intervención, los tumores llenaban alrededor de dos tercios del espacio dentro del pulmón. Cuando la interacción entre RAS y p110α fue bloqueada genéticamente, esto se redujo significativamente a aproximadamente una décima parte del espacio dentro del pulmón. La intervención también tuvo muy pocos efectos secundarios.