¿Existe relación entre el fenotipo corporal y el riesgo de cáncer?

  • Equipo editorial Univadis
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Relación entre obesidad y cáncer

Múltiples estudios han demostrado que la adiposidad (normalmente definida por un índice de masa corporal [IMC] elevado) es un factor de riesgo para el desarrollo de distintos tipos de tumores (esófago, colón, páncreas, útero, recto… entre otros). Es más, en los países con mayor prevalencia de obesidad, entre un 4 y un 9 % de la carga de esta enfermedad se debe a un IMC ≥ 25 kg/m2.

Sin embargo, las medidas antropométricas clásicas (como el peso, la altura, el IMC, la circunferencia de la cintura o de la cadera, o la relación cintura-cadera) pueden no representar completamente la relación del peso, la adiposidad y la altura con el riesgo de cáncer. 

Fenotipos corporales 

En un metanálisis de 2016, en el que se incluyeron estas medidas antropométricas se obtuvieron cuatro fenotipos corporales distintos, que en total, explicaban el 99 % de las variaciones de estos rasgos.

Ahora, un grupo de investigación europeo ha intentado analizar las asociaciones de estos cuatro fenotipos corporales con el riesgo de desarrollar distintos tipos de cánceres y con el cáncer en general.

Se utilizaron datos del estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition), con 340.152 hombres y mujeres de 9 países europeos con edades comprendidas entre los 35 y los 65 años en el momento del reclutamiento (1990-2000). Los datos sobre los casos de cáncer se identificaron a partir de registros poblacionales.

Resultados: los fenotipos se asocian con el riesgo de cáncer

Tras una mediana de seguimiento de 15,3 años, se registraron 47.110 casos incidentes de cáncer. 

La adiposidad general se asoció positivamente con el riesgo de cáncer general. Además, de con 10 tipos de cáncer: útero, esófago, hígado, riñón, vejiga, colon, páncreas, mieloma, mama (en mujeres posmenopáusicas) y recto.

En las personas con baja estatura y elevada relación cintura-cadera se observó una asociación positiva con el riesgo de cáncer general y con tres tipos de cáncer que no se asociaron con la adiposidad general: tiroides, mama y melanoma (mujeres pre y posmenopáusicas). 

En las personas con alta estatura y elevada relación cintura-cadera se identificó una asociación positiva y 12 tipos de cáncer. 

El fenotipo con IMC elevado con una circunferencia de cadera y de cintura baja no se asoció con el riesgo global de cáncer.

Los autores concluyen señalando que: “Los fenotipos corporales pueden revelar vías biológicas subyacentes, proporcionando así nuevos conocimientos sobre el desarrollo del cáncer. Estos conocimientos podrían ayudar a diseñar estrategias de prevención del cáncer”.