Estimular con luz y sonido determinados puntos del cerebro puede ser útil para combatir el Alzheimer


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La neurocientífica Li-Huei Tsai y su equipo del Instituto Picower para el Aprendizaje y la Memoria del Instituto Tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos) han descubierto que exponer a ratones con enfermedad de Alzheimer a un parpadeo ligero a la frecuencia de un ritmo cerebral determinado podría frenar su desarrollo.

Dos trabajos publicados a principios de año en Cell y Neuron replicaron y ampliaron sustancialmente los hallazgos iniciales publicados en Nature en 2016 y recientemente han comenzado los ensayos clínicos con voluntarios.

En una conferencia especial en la Reunión Anual de la Sociedad de Neurociencia, celebrada en Chicago, Tsai ha compartido las últimas actualizaciones de la investigación acerca del uso de luz y sonido para fortalecer el ritmo gamma del cerebro de 40 Hz, una técnica bautizada GENUS.

"Estamos ansiosos por aprender todo lo que podamos sobre GENUS", reconoce la investigadora. "Esperamos que nuestros hallazgos en ratones se traduzcan en ayudar a las personas con Alzheimer, aunque ciertamente es demasiado pronto para saberlo y muchas cosas que han funcionado en ratones no han funcionado en las personas -advierte-. Pero también puede haber implicaciones interesantes para la neurociencia fundamental en la comprensión de por qué estimular un ritmo específico a través de la luz o el sonido puede causar cambios profundos en múltiples tipos de células en el cerebro".

En 2016, Tsai y colegas mostraron que los ratones modelo de la enfermedad de Alzheimer expuestos a un parpadeo ligero a 40 Hz durante una hora al día durante una semana tenían una acumulación significativamente menor de proteínas amiloide y ovillos neurofibrilares de proteína tau, distintivos del Alzheimer, en la corteza visual.

Pero el estudio planteó nuevas preguntas: ¿podría GENUS prevenir la pérdida de memoria? ¿Podría prevenir la pérdida de neuronas? ¿Llega a otras áreas del cerebro? ¿Y podrían otros sentidos ser estimulados para un efecto beneficioso?

Los nuevos trabajos abordaron esas preguntas. En marzo, el equipo informó que la estimulación sonora redujo los depósitos de beta amiloide y de tau no solo en la corteza auditiva sino también en el hipocampo, región crucial para el aprendizaje y la memoria.

Los ratones expuestos a GENUS también mostraron un rendimiento significativamente mejor en las pruebas de memoria que los ratones controles. Mientras tanto, la luz y el sonido simultáneos redujeron los depósitos de amiloide en la corteza cerebral, incluida la corteza prefrontal, donde reside la cognición.

En mayo, otro estudio informó de avances similares al exponer ratones con Alzheimer a la luz durante 3 o 6 semanas. Los aumentos coordinados en la potencia del ritmo gamma fueron evidentes en los cerebros de los ratones expuestos a GENUS. Memoria mejorada en comparación con los controles. Sobrevivieron más neuronas y mantuvieron más conexiones neuronales.

Animado por los resultados, el laboratorio ha comenzado los ensayos en humanos y también ha estado trabajando para comprender los mecanismos subyacentes a los cambios que han observado. La investigación ha revelado que los ritmos cerebrales parecen ejercer una gran influencia sobre la actividad de múltiples tipos de células en el cerebro.