ESMO-IO 2019 — Opciones de inmunoterapia en el glioblastoma: aspectos prácticos y opciones futuras


  • Carolina Rojido
  • Univadis
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Se analizaron tumores de glioblastoma (GBM) que responden a los moduladores de puntos de control (MPC) inmunitario, no han recibido tratamiento con corticoesteroides y presentan características de hipermutación.
  • Las vacunas peptídicas se encuentran todavía en fase de desarrollo.                                                 

Por qué es importante

  • La prescripción de tratamiento con corticoesteroides afecta a la eficacia de los MPC.
  • El GBM para el que se recibe tratamiento con temozolomida (TMZ) puede volverse hipermutante y responder mejor a los MPC.

Los obstáculos para la inmunoterapia en los gliomas de gran malignidad derivan de:

  • la heterogeneidad tumoral;
  • la presentación con regulación a la baja del complejo peptídico CMH;
  • el GBM produce sustancias inmunosupresoras;
  • el microentorno tumoral es inmunosupresor;
  • posible toxicidad grave.

Los tumores que pueden responder a los MPC son:

  • los que no han recibido ningún tratamiento con corticoesteroides (su efecto inmunosupresor impide la eficacia de los MPC);
  • los que son hipermutantes (se encuentran en un microentorno con más reacción inmunitaria);
    • los que son de nueva aparición (mutaciones en POLE);
    • los adquiridos debido a mutaciones provocadas por agentes alquilantes como el TMZ: el 17 % de los pacientes con GBM que recibieron tratamiento con TMZ sufrieron recidiva con tumores hipermutados, mientras que los pacientes que recibieron tratamiento sin TMZ no presentaron hipermutaciones.

En el futuro, podrían ser útiles las vacunas personalizadas contra el glioma porque el GBM:

  • presenta pocas mutaciones y neoepítopos que pueden servir de diana (son tumores «fríos»);
  • el bloqueo de los puntos de control obtiene escasa eficacia, excepto en el GBM hipermutado.

Por consiguiente, las vacunas podrían aprovechar la gama completa de antígenos:

  • con mutación (neoepítopos);
  • sin mutación (con sobreexpresión en los gliomas).

En los ensayos en fase I/II se ha hallado que las vacunas peptídicas:

  • son inocuas e inmunógenas en general;
  • podrían aprovechar el repertorio completo de antígenos y permitir una respuesta inmunitaria más amplia;
  • no se han traducido de forma significativa en mejora de los desenlaces de supervivencia.

En la actualidad hay muchos estudios que están poniendo a prueba formulaciones, pautas posológicas y combinaciones de vacunas.