ESMO 2022– Compromiso con la sostenibilidad

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La sostenibilidad ha estado en el centro de muchos debates del Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) celebrado recientemente en París. Durante la conferencia de prensa de apertura del congreso se presentaron resultados de distintos estudios así como nuevas iniciativas de prevención, detección precoz y tratamiento del cáncer, que ponen de relieve el papel tan importante que desempeña la sostenibilidad.

"Por definición, la sostenibilidad consiste en ser capaces de mantener procesos relevantes y de calidad a lo largo del tiempo. En oncología, ante el aumento del número de casos de cáncer, tenemos que preguntarnos cómo podemos asegurarnos de que el proceso de atención a los pacientes se mantiene", dijo la presidenta de la ESMO, la Dra. Solange Peters. "La sostenibilidad también incluye asegurar la disponibilidad y el acceso a los medicamentos y mejorar la calidad de vida, que sigue dependiendo del medio ambiente. Desde la ESMO tenemos que empezar a considerar la sostenibilidad medioambiental en todo lo que hacemos." 

Sostenibilidad como objetivo social y medioambiental

Uno de los estudios más importantes presentados durante el congreso, sobre la relación entre la contaminación atmosférica y el cáncer de pulmón de células no pequeñas en personas no fumadoras, pone de relevancia la importancia de la sostenibilidad como objetivo social y medioambiental.

"Existe una relación conocida entre la contaminación y el cáncer de pulmón, pero hasta ahora no sabíamos si la contaminación podría ser una causa directa de la enfermedad y, de ser así, cómo", dijo el autor del estudio y copresidente científico de ESMO, el Dr.Charles Swanton, del Instituto Francis Crick y jefe clínico de Cancer Research UK, de Londres, Reino Unido.

El estudio, realizado sobre casi medio millón de personas residentes en Inglaterra, Corea del Sur y Taiwán, ha demostrado que la exposición a concentraciones crecientes de partículas finas en el aire con un diámetro de 2,5 µm (PM 2,5) se relaciona con un mayor riesgo de cáncer de pulmón de células no pequeñas en individuos portadores de una mutación de riesgo, en este caso la del receptor de factor de crecimiento epidérmico (EGFR). En los modelos de laboratorio con ratones se ha observado que estas partículas (PM2,5) causan directamente cáncer de pulmón a través de la inflamación del tejido pulmonar, impulsando la liberación de una molécula conocida como interleucina-1β que hace que las células epiteliales se diferencien en células similares a las cancerosas. En presencia de mutaciones en EGFR y en otro gen relacionado con el cáncer de pulmón llamado KRAS, estas células pueden entonces provocar un tumor.  

"Estas mutaciones se observan en más de la mitad de las biopsias de tejido pulmonar sano, son una consecuencia natural de la edad. Por lo tanto, son necesarias, pero no suficientes para que se desarrolle el cáncer: es en contacto con la contaminación que las células madre cancerosas proliferarán y darán lugar a un tumor. Esto es el comienzo de una explicación de la capacidad de los carcinógenos ambientales que no causan mutaciones en el ADN para desencadenar cánceres", explicó el Dr. Swanton.

Desde la ESMO hacen hincapié en la importancia de poner en marcha políticas para reducir los niveles de estos contaminantes, producidos por la combustión de combustibles fósiles. "Tenemos que lograr una reducción del 50 % de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, y al hacerlo reduciremos naturalmente los niveles de PM2,5.”

La prevención y la detección precoz son claves para la sostenibilidad

Prevención

Estimando que hasta la mitad de los cánceres son prevenibles, la Organización Mundial de la Salud considera que la prevención es la estrategia más rentable y, por tanto, la más sostenible a largo plazo para controlar el cáncer.  

Como parte del compromiso de la ESMO con la prevención, durante el congreso se anunció la Campaña de Prevención del Cáncer en Europa (PrEvCan) dirigida por la Sociedad Europea de Enfermería Oncológica (EONS). La campaña dedicará cada mes, y durante un año, a promover y explicar las evidencias científicas de cada una de las 12 recomendaciones del Código Europeo contra el Cáncer para prevenir la enfermedad, comenzando en octubre con el tabaquismo como uno de los factores de riesgo de cáncer más importantes. La campaña va dirigida al público general, incluidos los grupos más vulnerables a los que estos mensajes normalmente no llegan o no lo hacen bien.

"La novedad es que es el personal de atención al cáncer el que lidera el camino", dijo Lena Sharp, líder del proyecto PrEvCan. "Somos los que nos reunimos con los pacientes y sus familias, así que podríamos intervenir a diario apoyando y aconsejando a la gente que adopte estilos de vida más saludables para reducir el riesgo de nuevos cánceres, pero también para reducir los efectos negativos de la enfermedad actual".   

La presidente de la ESMO añadió: "Durante un tiempo pensamos que la prevención debía estar en manos de los médicos de atención primaria, pero nos hemos dado cuenta que la prevención de la enfermedad debe estar, al menos en parte, en manos de los especialistas de una enfermedad específica, para convencer a la gente de su importancia. Hay que asegurarse de que todo lo que se propone tiene una base, y una de esas bases para la prevención del cáncer es la carga que supone, no solo en términos de años de vida perdidos, sino también en términos de sostenibilidad de nuestras sociedades y sistemas sanitarios". Peters destacó además que los oncólogos deben considerar la prevención como parte integral de la atención oncológica, también porque la ciencia de la prevención aún requiere más datos.

Detección precoz

En los casos de cáncer en los que no disponemos de medidas de prevención, las medidas de cribado y detección precoz tienen el potencial de maximizar las posibilidades de supervivencia y aliviar la carga de los sistemas sanitarios reduciendo la proporción de pacientes con enfermedades avanzadas que requieren terapias y cuidados costosos y crónicos. 

Un estudio presentado durante el congreso que confirma la viabilidad de los análisis de sangre para la detección precoz de múltiples cánceres como método de cribado, podría suponer un importante cambio de paradigma en el campo de la detección precoz. 

“Este es uno de los primeros estudios en los que la detección del ADN del cáncer en sangre nos permite detectar el cáncer en una etapa temprana", dijo el co-presidente científico de ESMO 2022, el profesor Fabrice André, del Instituto Gustave Roussy, Villejuif, Francia. "Si esta prueba funciona, en el futuro, será una buena noticia para los pacientes, pero la mayoría de los centros oncológicos no están preparados para la alta carga de trabajo que supondría. Con este estudio histórico es necesario que los hospitales se den cuenta de lo que ocurrirá dentro de 10 años y empiecen ya a formar a los profesionales a cambiar las infraestructuras".