ESMO 2019 — El ADN tumoral en circulación puede orientar la intensidad del tratamiento en el cáncer colorrectal


  • Michael Simm
  • Oncology Conference reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • El valor pronóstico independiente del ADN tumoral en circulación (ADNtc) se confirma por primera vez en pacientes que proceden de un ensayo prospectivo en fase III.

Por qué es importante

  • Existe consenso en que la duración de la quimioterapia complementaria en el cáncer de colon en estadio III debería basarse en el riesgo. Recientemente se ha indicado que el ADNtc puede ser un factor pronóstico importante.
  • Sin embargo, no hay ninguna serie grande de datos procedentes de ensayos prospectivos con pacientes con buenas anotaciones en esta indicación.

Diseño del estudio

  • Se trata de un análisis del ADNtc por detección de dos marcadores metilados (WIF1 y NPY) procedentes de muestras de sangre de 805 pacientes inscritos en el ensayo IDEA-FRANCE tanto por su valor pronóstico como su valor predictivo para la duración del tratamiento (3 meses frente a 6 meses).
  • Financiación: Asociación de Investigación contra el Cáncer.

Resultados clave

  • La supervivencia sin enfermedad después de 2 años fue del 82,39 % en los pacientes sin ADNtc frente al 64,12 % en los pacientes con ADNtc (HR = 1,85; p 
  • Las diferencias fueron muy significativas para 3 meses y 6 meses de tratamiento, y para los pacientes con estadio de riesgo elevado (T4, N2 o ambos); en los pacientes de riesgo bajo (T1-3/N1) se observó tendencia, pero sin alcanzar la significación.
  • Tres meses de tratamiento parecen asociarse con desenlaces especialmente malos en los pacientes con ADNtc.

Limitaciones

  • La obtención de muestras en tubos con EDTA se realizó a temperatura ambiente.
  • El análisis se realizó a posteriori.

Comentario del experto

«En el futuro, puede que sea posible usar biopsia líquida para orientar el tratamiento e identificar qué pacientes pueden evitar la quimioterapia después de su intervención quirúrgica y quiénes deberían recibirla», explicó el profesor titular Alberto Bardelli, Universidad de Turín (Italia), quien no participó en el estudio.