ESMO 2019 — Comentario del experto: en el cáncer de próstata localizado posquirúrgico no es necesario apresurarse en administrar la radioterapia


  • Daniela Ovadia — Agenzia Zoe
  • Oncology Conference reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Comentario del experto por Xavier Maldonado, jefe clínico en Oncología Radioterápica (Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona).

  • Parece que una pregunta antigua, si los hombres con cáncer de próstata localizado pueden evitar la radioterapia después de la cirugía, ha obtenido una respuesta preliminar gracias a dos estudios presentados en este congreso de la ESMO.
  • De acuerdo con RADICALS-RT, un estudio en fase III posquirúrgico en el que se asignó de modo aleatorio a los pacientes a recibir radioterapia o someterse a observación en el cáncer de próstata, no hay diferencias en la recurrencia de la enfermedad a los 5 años entre los hombres que se sometieron a radioterapia poco después de la intervención quirúrgica (en los 4-6 meses siguientes) y los que recibieron radioterapia más tarde, si se produjo recurrencia del cáncer. Ahora tenemos pruebas de que la observación debería ser el enfoque estándar.
  • Estos resultados se vieron reforzados por un metanálisis —ARTISTIC— que también se presentó en el congreso de la ESMO, en el que se combinaron los resultados del estudio RADICALS con dos ensayos similares: RAVES y GETUG-AFU 17. ARTISTIC ofrece más datos para respaldar el uso habitual de la observación y evaluar si la radioterapia complementaria puede desempeñar alguna función en algunos grupos de hombres.
  • En ARTISTIC, se demostró que aproximadamente el 40 % de los pacientes del grupo que se sometió exclusivamente a cirugía nunca necesitaría radioterapia complementaria en los 10 años siguientes de seguimiento, por lo que hay una gran cantidad de pacientes sobretratados que reciben radioterapia complementaria y podrían evitarlo.
  • Estos resultados evitarán, o al menos acortarán, la duración del tratamiento y permitirán un mejor uso de los recursos, dado que la radioterapia moderna es sofisticada y costosa. Sin embargo, se necesitará un seguimiento estricto para identificar a los pacientes que necesiten radioterapia de rescate.
  • Desde el punto de vista del Dr. Maldonado como médico, la radioterapia implica también menos efectos secundarios: de acuerdo con dichos estudios, la incontinencia urinaria comunicada por los propios pacientes era peor después de 1 año y era casi del doble en los pacientes que recibían radioterapia en comparación con los que recibieron el tratamiento habitual. Incluso el estrechamiento uretral importante fue mucho menos frecuente en los grupos que recibieron el tratamiento de referencia en comparación con los que recibieron radioterapia.
  • También contamos con datos sobre el PSA que demuestran que no hay diferencias en la supervivencia sin progresión bioquímica.
  • Basándose en estos resultados, la diferencia en la supervivencia sin acontecimientos a los 5 años es de aproximadamente el 1 %.
  • En cualquier caso, debemos ser cautos: se necesita un seguimiento más largo (la mediana del seguimiento en RADICALS-RT fue de 5 años) para el criterio de valoración principal del estudio, que es la ausencia de metástasis a distancia a los 10 años, además de informar de modo exhaustivo de los efectos secundarios.
  • Lo prioritario debería ser identificar qué pacientes continuarán necesitando radioterapia complementaria para evitar una recidiva local muy temprana y las posibles metástasis posteriores.
  • El Dr. Maldonado indicó que necesitamos desarrollar clasificadores genómicos para ayudarnos a decidir la mejor estrategia de tratamiento para cada paciente, si debería incluir solamente cirugía o cirugía más radioterapia, y cuándo.