ESMO 2018 – ¿Pueden transferirse los avances en el carcinoma pulmonar no microcítico metastásico a la enfermedad en los estadios iniciales?


  • Jo Whelan
  • Oncology Conference reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Siempre que sea posible, debe tratarse en los ensayos a pacientes con carcinoma pulmonar no microcítico (CPNM) en estadios iniciales: actualmente se están evaluando muchas estrategias nuevas para determinar su beneficio en comparación con el tratamiento de referencia.
  • La colaboración multidisciplinaria entre profesionales médicos, radioterápicos y quirúrgicos es esencial para conseguir que los pacientes tengan acceso a todas las estrategias nuevas de investigación.

Por qué es importante

Los tratamientos dirigidos e inmunológicos han revolucionado el tratamiento del CPNM avanzado. En particular, los anticuerpos anti‑PD‑(L)1 pueden inducir remisiones duraderas en un subgrupo de pacientes con enfermedad avanzada. Sin embargo, el tratamiento de referencia para los pacientes que se encuentran en los estadios iniciales de la enfermedad apenas ha evolucionado. Actualmente, un gran número de ensayos está intentando transferir los conocimientos adquiridos en el contexto de la enfermedad avanzada a los pacientes con enfermedad no metastásica. Un elevado porcentaje de pacientes con tumores operables experimenta una recidiva después de la cirugía, por lo que un tratamiento adyuvante o neoadyuvante eficaz salvaría muchas vidas.

Puntos clave del simposio

  • La inmunoterapia podría funcionar aún mejor en los pacientes que se encuentran en los estadios iniciales de la enfermedad, ya que sus sistemas inmunitarios están más intactos. Existe la posibilidad de sensibilización a largo plazo del sistema inmunitario frente a las micrometástasis.
  • Los oncólogos necesitan urgentemente acceder a una cantidad mayor de tejido tumoral para que los pacientes se beneficien de todo el potencial de las estrategias de tratamiento personalizado. Esto implica una colaboración más estrecha con los cirujanos.
  • El CPNM en estadio 3 (localmente avanzado) es heterogéneo y requiere diversas estrategias. Una mayor colaboración entre los oncólogos clínicos y los radiooncólogos será esencial para mejorar los resultados clínicos en estos pacientes.
  • La respuesta anatomopatológica podría ser un criterio de valoración más útil en este contexto que la respuesta basada en los criterios RECIST.
  • Parece existir una interacción positiva entre la radioterapia y la inmunoterapia en la enfermedad en estadio 3, que permite un beneficio prolongado en algunos pacientes. Esto debería investigarse con mayor detenimiento.
  • Los inhibidores de la tirosina‑cinasa (ITC) han sido desalentadores hasta ahora en el estadio 3, pero está justificado realizar nuevas investigaciones en el contexto neoadyuvante y junto con la quimiorradioterapia, especialmente con la evaluación de la respuesta anatomopatológica.