¿Es necesario un Pacto por la Sanidad?


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Políticos de los principales grupos parlamentarios defienden la necesidad de un Pacto por la Sanidad, pero dudan de su viabilidad en el entorno actual. Los portavoces de la Comisión de Sanidad de tres formaciones políticas han debatido en torno a los principales aspectos de la negociación parlamentaria para alcanzar un Pacto por la Sanidad efectivo. La reunión formaba parte del II Ciclo Pacto de Estado por la Sanidad organizado por ASEDEF bajo el título ‘Innovación y Sostenibilidad, Claves de la Sanidad del futuro’, celebrado en el Consejo General del Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

En el encuentro, moderado por Mario Mingo, expresidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Amparo Botejara, del Grupo Unidos-Podemos, ha reconocido el acuerdo de todos los grupos políticos por lograr un sistema sanitario público de calidad y equitativo; acuerdo extensible también a financiación, “pero no a la gestión”. En este sentido, ha señalado el deseo de su formación de un modelo de gestión donde la Atención Primaria sea el eje vertebrador, esté fortalecido, “y ahí estamos todos de acuerdo, pero a la hora de votar no”.

Pacto, ¿sí o no?

Jesús María Fernández, del Grupo Socialista, ha defendido la necesidad de más pactos. En su opinión, España es referente de competitividad en cuanto al SNS, en buena medida, gracias a la trayectoria de acuerdos alcanzados por ‘todos los actores’ del sistema sanitario. Entre los pactos que él considera necesarios destacan fundamentalmente la financiación sanitaria, definiendo cuánto es la suficiencia del Sistema Nacional de Salud y cómo se va a financiar y a repartir; así como los mecanismos de compensación que hay que establecer entre comunidades autónomas por los servicios que se prestan unas a otras. Por otro lado, un acuerdo a largo plazo sobre los profesionales sanitarios, para lo que sería necesario conocer qué nuevas profesiones se necesitarán en el futuro, qué especialidades y competencias, cómo se puede sentir mejor retribuido y escuchado el profesional… Y, en tercer lugar, dotar de más peso técnico al Consejo Interterritorial, con un centro nacional de Salud Pública, una agencia de calidad y resultados, un centro para abordar la innovación terapéutica, etc. Sin embargo, a pesar de esa necesidad de pactos, el portavoz socialista reconoce que el entorno actual no es muy propicio, el marco político es bastante hostil y cada vez se hace más difícil lograrlo.

Para Rubén Moreno, del Grupo Popular, también es necesario un Pacto de Estado, pero teniendo en cuenta consideraciones previas. Dada la evolución de la sociedad a nivel demográfico, epidemiológico…, se hacen necesarios cambios en el sistema, y para ello se requiere el mayor consenso posible tanto a nivel político como social. Considera el diputado que, a pesar de los diferentes pactos y acuerdos parciales llevados a cabo en nuestro país, el gran Pacto no se ha hecho “y mimbres hay para ello”. “Creo que hay que alcanzarlo”, si bien hay que sacarlo del debate partidista -los partidos están cada vez más fragmentados, más beligerantes y opuestos unos a otros-, logrando el desarrollo de todo aquello que nos hace sentir mejores como sistema, ha apuntado.

Ese gran Pacto que hay que alcanzar debería contemplar, a su juicio, cuestiones como los pacientes, educándolos de la responsabilidad con su autocuidado y con el sistema; los profesionales, contemplando un mismo salario en todas las Comunidades e incentivos en función de su valía y dedicación al sistema público; una mejor financiación y concentración de servicios, con facturación entre CC. AA.; la farmacia, reforzando la labor de un modelo regulado existente de farmacia comunitaria; la incorporación de innovaciones terapéuticas, la digitalización de la Sanidad, la coordinación sociosanitaria, marca España y una nueva Ley de bases que incorpore todo aquello que se ha ido desarrollando (Leyes de Cohesión y Calidad, de Salud Pública, Investigación Biomédica…). “Negociaciones que serán muy difíciles ante la previsible futura fragmentación del Parlamento”, señala.

Financiación

Replantear el tema de la financiación sanitaria ha sido una de las cuestiones de consenso entre los ponentes, que han mostrado discrepancias en cuanto a financiación autonómica. En este sentido, Botejara ha mostrado su desacuerdo ante la propuesta de Moreno de facturación entre Comunidades, mientras que el representante socialista ha abogado por una nueva fiscalidad y por la necesidad de llegar a un acuerdo para solventar las grandes diferencias entre el modelo económico y fiscal de los grandes partidos.

Voluntad política

La presentación del debate corrió a cargo de Jesús Aguilar, presidente del Consejo General del Colegios Oficiales de Farmacéuticos, quien subrayó la gran inversión en salud que suponen los medicamentos “al evitar otros gastos sanitarios”, y recordó que en España, a pesar de ser líderes en esperanza de vida, la inversión por habitante es un 21 por ciento inferior a la media europea. En su opinión, no tiene sentido que, teniendo un modelo de farmacia de excelencia, muchos medicamentos hayan salido de la farmacia a los hospitales por un supuesto ahorro económico, un problema derivado de un momento de crisis económica, e instó a las “las Administraciones a repensar si esto es lo que quieren”. Resaltó también la importancia de facilitar el acceso de los farmacéuticos al historial farmacoterapéutico del paciente y de posibilitar el registro de intervenciones farmacéuticas con el fin de mejorar los resultados en salud y la adherencia a los tratamientos, y matizó: “Contar con la red de farmacias no significa privatizar nada, sino aprovechar el potencial de una infraestructura sanitaria fundamental del Sistema Nacional de Salud”.

Por su parte, Mariano Avilés, presidente de ASEDEF, abogó por que la Sanidad ocupe los primeros puestos para los que nos representan en las instituciones y por la equidad y solidaridad entre regiones, y reconoció que el Pacto es posible si existe voluntad por parte de los políticos. Y Fernando Prados, viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, recordó la proposición efectuada desde esta Comunidad y desde la Consejería de Sanidad de un Pacto por la Sanidad para fortalecer la cohesión, la equidad y la sostenibilidad, y para que todos los ciudadanos puedan acceder a las mismas prestaciones en igualdad de condiciones vivan donde vivan; apuntó, igualmente, a la política farmacéutica como uno de los pilares del Pacto de Estado.