Es necesario crear un nuevo modelo asistencial que incorpore las nuevas tecnologías y fomente la colaboración sanitaria


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las nuevas tecnologías están propiciando un cambio en la forma de hacer Medicina y de atender a los pacientes. Sin embargo, se hace necesario un cambio en el modelo asistencial orientado a una mayor colaboración entre los propios profesionales sanitarios, así como entre sectores: público y privado, aprovechando las múltiples ventajas que están aportando las nuevas tecnologías. Así se podrían resumir las conclusiones de la mesa central del encuentro Forbes Healthcare Summit que se ha celebrado en Madrid.

La incursión de la tecnología en el ámbito sanitario ha cambiado la forma en la que se abordan numerosos procesos asistenciales, sin embargo, el sentir general de los participantes del foro es que vamos muy por detrás del ritmo al que avanza la propia tecnología, lo que requiere de un proceso de aceleración que nos ayude a mejorar la calidad asistencial y haga más eficientes los procesos.

Para Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos: “la falta de colaboración entre los distintos estamentos de la Sanidad es un hándicap muy importante que se debe abordar, salvando barreras e intereses entre las distintas partes”. “No tengo muy claro que la tecnología nos pueda ayudar en este sentido, sino que tenemos que partir por cambiar la manera de entender el propio sistema”, subraya.

Juan Abarca, presidente de IDIS, es más contundente al señalar que el sistema sanitario español está en una encrucijada importante, “con listas de espera como en 2003, gasto sanitario como en 2007, una población envejecida, un retraso de dos años en la incorporación de nuevos medicamentos y un sistema privado aislado del público centrado en el profesional sanitario en lugar de en el paciente”.

Abarca considera que el problema de la falta de colaboración está en lo que se entiende por Sanidad como concepto. Considera que la asistencia sanitaria se debe ‘empresarializar’ con sus diferentes interacciones y obviando las diferentes ideologías políticas para que sea más eficaz y eficiente. “Si no el sistema sanitario privado irá ofreciendo cada vez menos servicios, y el privado hará lo que buenamente pueda, entendiendo que se trata de un servicio complementario con un enfoque diferente, no un servicio alternativo”, argumenta.

La inexistencia de una estrategia común y un buen liderazgo son las causas de que la Sanidad se esté quedando alejada de las diferentes posibilidades que le brinda las nuevas tecnologías y que supondrían un gran crecimiento, destaca el presidente de IDIS.

Oportunidades de futuro

Por su parte, el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, ha destacado que la investigación biomédica es uno de los tres vectores que van a condicionar la sociedad del futuro. “Estamos asistiendo a un gran cambio que no ha hecho nada más que empezar, y donde la palanca de cambio va a basarse en la digitalización (el Big Data, la inteligencia artificial…) y los resultados no los podemos ni imaginar”, asegura. Está de acuerdo en que, hasta ahora, se ha avanzado muy lento, pero confía en que será, precisamente, la tecnología la que propicie una optimización de los procesos que los hagan más eficientes.

En el ámbito del medicamento, esto podría suponer un recorte en la inversión y el tiempo en la I+D de nuevos medicamentos, así como en nuevas fórmulas de acceso a las innovaciones basadas en medición de los resultados en términos de salud y coste asociado, alejados de la experiencia clínica que es la que rige ahora.

Sobre las características que debería tener la Sanidad del futuro, rompiendo las barreras que hoy en día la encorsetan, los contertulios de la primera mesa de debate apuestan por la colaboración, globalidad y trabajo en red, junto con la innovación, la transparencia, la eficiencia, el fomento del talento y la mejora en el acceso y la equidad.

Transformación digital

Otra de las mesas del encuentro Forbes Healthcare Summit se ha centrado en la transformación digital en Sanidad. La necesidad de la transformación digital en salud está clara, pero la clave es poder activar esa transformación pensando en los modelos operativos que puedan aportar soluciones a esa activación. “La metodología y el proceso, junto con el análisis y trabajo pivotal del dato para conectar a múltiples players son algunos de los aspectos más reseñables a tener en cuenta en el momento de realizar la transformación digital”, dice Antonio Borregón, director general de Health Digital First.

En el campo de esa transformación, una situación, que ya es una realidad, es el desarrollo de consultas a distancia. MediQuo es una de las aplicaciones que ya está operativa en España y a través de la que se han realizado ya dos millones de consultas médicas. En palabras de su CEO, Bruno Cuevas, esta app surgió de dos premisas importantes: “que el 75 por ciento de las visitas médicas son innecesarias, se pueden hacer a distancia, y la segunda es que los profesionales sanitarios ya están utilizando aplicaciones de mensajería para hablar tanto con los pacientes como con otros médicos”, asegura.

En nuestro país, este tipo de consultas vía mensajería instantánea alcanzan, según los datos de Cuevas, el 60 por ciento, mientras que en otros países más avanzados en este sentido, como Brasil, se elevan hasta el 90 por ciento.

En definitiva, “la transformación digital en salud afecta a todas las partes del proceso, incluida la forma de comunicarse con médicos y pacientes lo que, además, ayuda a garantizar la trazabilidad de los productos; así como al acompañamiento del profesional en el tránsito digital, lo que tiene un impacto directo en la atención al paciente y en la productividad del propio profesional”, concluye Juan Roma, fundador y CEO de Corus y otro de los ponentes de la segunda mesa de debate del encuentro.