¿Es necesaria una ley estatal contra las agresiones a profesionales sanitarios?

  • Ana Villajos
  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Actualmente, 8 de cada 10 enfermeras sufren agresiones a lo largo de su trayectoria laboral. Este es uno de los motivos, por los que el 98 por ciento de las enfermeras son partidarias de que haya una ley estatal contra las agresiones en el ámbito sanitario. Así se desprende de la macroencuesta realizada por el Sindicato de Enfermería (SATSE).

La misma ha contado con la participación de 7.359 enfermeras de todas las comunidades autónomas, además de Ceuta y Melilla. El objetivo era hacer una "radiografía" actualizada este problema el ámbito sanitario. La principal conclusión es que es necesaria una actuación “conjunta, coordinada y eficaz” entre todas las administraciones.

De esta forma, SATSE ha reclamado al conjunto de partidos con representación en el Congreso de los Diputados que “dejen a un lado cualquier interés político o partidista”. En concreto, piden que apoyen, la proposición de Ley que ya se encuentra en la Cámara Baja para acabar con este “grave problema”. Es decir, con las modificaciones que puedan entender oportunas.

Ley estatal contra las agresiones a sanitarios
La creación de una ley estatal contra las agresiones a sanitarios es una demanda que se produce en un contexto de incremento de los casos notificados a las administraciones. Según los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, el pasado año se registraron 10.170 agresiones. Este dato es mayor respecto al año anterior, cuando fueron 8.532. Además, cabe destacar que, de las mismas, 2.785 fueron sufridas por enfermeras y enfermeros.

La encuesta de SATSE también concluye que un 76 por ciento de los profesionales de Enfermería consultados asegura que el ambiente laboral en los centros sanitarios y sociosanitarios, así como la relación con los pacientes, ha empeorado en los dos últimos años. Del porcentaje de enfermeros agredidos cuando desarrollaban su labor asistencial y de cuidados, el 48,44 por ciento lo ha sido hasta en cinco ocasiones. Además, el 14,29 por ciento fue agredido en más de 10 ocasiones.