¿Es doloroso un aborto farmacológico?

  • Elena Riboldi
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El aborto farmacológico es eficaz, pero provoca dolor físico, en algunos casos muy intenso. Para hacer el mejor uso posible de las terapias analgésicas, es importante saber de antemano si la paciente corre el riesgo de sufrir dolor intenso. Un estudio italiano aporta recomendaciones útiles, destacando que la ansiedad y la dismenorrea son factores de riesgo de aborto doloroso.

En el estudio, en el que colaboraron la Unidad Operativa de Ginecología y Fisiopatología de la Reproducción Humana del Policlínico S. Orsola - Hospital Malpighi y el Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Maggiore - Azienda USL de Bolonia, participaron 242 pacientes que se sometieron a un aborto farmacológico (mifepristona más misoprostol, según las recomendaciones de las guías) en el primer trimestre del embarazo. Se pidió a las participantes que rellenaran dos cuestionarios validados para establecer su nivel de ansiedad antes del tratamiento médico. A todas las pacientes se les administró ibuprofeno con fines analgésicos, si lo solicitaban, se les prescribió morfina oral. Tras un periodo de observación de al menos 6 horas después de la primera dosis de misoprostol, las enfermeras pidieron a las pacientes que indicaran con ayuda de la escala visuoanalógica (EVA) la intensidad del dolor más intenso experimentado durante el procedimiento (las mujeres que pidieron morfina se refirieron a los síntomas experimentados antes de su administración).

El 38 % de las pacientes declararon experimentar dolor intenso (EAV ≥70) durante el aborto farmacológico. Los investigadores hallaron una correlación significativa entre el nivel de ansiedad al inicio del estudio y el dolor percibido: las mujeres con altos niveles de ansiedad tenían tres veces más probabilidades de experimentar dolor intenso (odds ratio [OR] 3,33; IC del 95 %: 1,43-7,76). Las mujeres que habían sufrido dismenorrea en el año anterior a la intervención tenían un riesgo incluso seis veces mayor que las demás mujeres (OR 6,30; IC 95 %: 2,66-14,91). En cambio, haber tenido un parto vaginal redujo significativamente este riesgo (OR 0,26; IC 95 %: 0,14-0,50).

"Los médicos deben garantizar el derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo de la forma más cómoda posible y el tratamiento del dolor durante el aborto farmacológico sigue siendo un problema", señalan los autores del estudio. "La identificación de las mujeres con riesgo de dolor intenso es crucial para mejorar la atención y el tratamiento del dolor durante este procedimiento, convirtiéndolo en una alternativa más aceptable que el aborto quirúrgico". Se necesitan más estudios para definir el régimen analgésico óptimo para estas pacientes, estudios que también deberían tener en cuenta los predictores de dolor intenso identificados por nuestra investigación".

Este contenido fue publicado originalmente en Univadis Italia.