Ensayado en ratones un nuevo tipo de linfocito T que acaba con una amplia gama de tumores (Nat Immunol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Cardiff (Reino Unido) han descrito en Nature Immunology un nuevo tipo de linfocito T que abre la puerta a una terapia que sirva para todo tipo de tumores, ya que reconoce y mata la mayoría de los tipos de cáncer. Reconoce una molécula, llamada MR1, que está presente en la superficie de una amplia gama de células cancerosas, así como en muchas de las células normales del cuerpo, pero, sorprendentemente, es capaz de distinguir entre las células sanas y las cancerosas, matando solo a las malas.

Las terapias de linfocitos T para el cáncer (en las que se extraen células inmunitarias, se modifican y se devuelven a la sangre del paciente para buscar y destruir las células cancerosas) son el último avance en tratamientos contra el cáncer. La terapia más utilizada, conocida como CAR-T, se personaliza para cada paciente, pero se dirige solo a unos pocos tipos de cánceres y no ha tenido éxito para los tumores sólidos, que constituyen la gran mayoría.

En su laboratorio, estos investigadores han mostrado que los linfocitos T equipados con este nuevo receptor que han identificado matan las células cancerígenas de pulmón, piel, sangre, colon, mama, hueso, próstata, ovario, riñón y cuello uterino, ignorando las células sanas. Para probar el potencial terapéutico de estas células 'in vivo', los investigadores inyectaron linfocitos T capaces de reconocer el MR1 en ratones portadores de cáncer humano y con un sistema inmunitario también humano.

Se obtuvieron resultados alentadores en la eliminación del cáncer que, según los investigadores, eran comparables a la terapia CAR-T aprobada en un modelo animal similar. El grupo pudo demostrar además que los linfocitos T de los pacientes con melanoma modificados para expresar este nuevo receptor podían destruir no solo las células cancerosas del propio paciente, sino también las células cancerosas de otros pacientes en el laboratorio.