Ensayada con éxito en ratones una vacuna contra Klebsiella pneumoniae (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Saint Louis (Estados Unidos) y de VaxNewMo han producido y ensayado en ratones una vacuna que protege contra una preocupante superbacteria: una forma hipervirulenta de la bacteria Klebsiella pneumoniae que es resistente a los antibióticos.

Klebsiella pneumoniae causa diversas infecciones, incluyendo algunas poco frecuentes pero que ponen en peligro el hígado, las vías respiratorias o el torrente sanguíneo. Se sabe poco acerca de cómo se infectan exactamente las personas, y las bacterias son inusualmente proclives a la adquisición de resistencia a los antibióticos. La nueva vacuna prototipo, cuyos detalles están publicados en Proceedings of the National Academy of Sciences, podría ofrecer una forma de proteger a las personas contra una infección letal que es difícil de prevenir y tratar.

"Durante mucho tiempo, Klebsiella fue principalmente un problema en el ámbito hospitalario, así que aunque la resistencia a los medicamentos era un problema real en el tratamiento de estas infecciones, el impacto en el público fue limitado. Pero ahora estamos viendo cepas que son lo suficientemente virulentas como para causar la muerte o enfermedades graves en personas sanas. Y en los últimos cinco años, estamos empezando a ver cepas hipervirulentas y resistentes a los medicamentos", explica uno de los líderes del trabajo, David A. Rosen.

Las cepas hipervirulentas de Klebsiella causaron decenas de miles de infecciones en China, Taiwán y Corea del Sur el año pasado, y la bacteria se está propagando por todo el mundo. Aproximadamente la mitad de las personas infectadas con Klebsiella pneumoniae hipervirulenta y resistente a los medicamentos mueren. Dos tipos en particular, conocidos como K1 y K2, son responsables del 70% de los casos.

Por ello, estos investigadores decidieron crear una vacuna contra las dos cepas más comunes de Klebsiella hipervirulenta. La superficie externa de la bacteria está cubierta de azúcares, por lo que los investigadores diseñaron una vacuna glicoconjugada compuesta de estos azúcares vinculados a una proteína que ayuda a hacer más efectiva la vacuna. Vacunas similares han demostrado ser muy eficaces para proteger a las personas contra enfermedades mortales como la meningitis bacteriana y un tipo de neumonía.

Los investigadores modificaron genéticamente una cepa inocua de Escherichia coli, convirtiéndola en pequeñas fábricas biológicas capaces de producir la proteína y los azúcares necesarios para la vacuna. Luego, utilizaron otra enzima bacteriana para unir las proteínas y los azúcares.

Para probar la vacuna, dieron a grupos de 20 ratones tres dosis de la vacuna o un placebo en intervalos de dos semanas. Después, desafiaron a los ratones con unas 50 bacterias de tipo K1 o K2. Estudios anteriores habían demostrado que solo 50 bacterias hipervirulentas de Klebsiella son suficientes para matar a un ratón. En contraste, se necesitan decenas de millones de Klebsiella clásica, la clase que afecta a las personas hospitalizadas, para ser igualmente letal.

De los ratones que recibieron placebo, el 80% de los infectados con el tipo K1 y el 30% de los infectados con el tipo K2 murieron. En contraste, de los ratones vacunados, el 80% de los infectados con K1 y todos los infectados con K2 sobrevivieron. "Estamos muy contentos con la eficacia de esta vacuna. Estamos trabajando para aumentar la producción y optimizar el protocolo para estar listos para llevar la vacuna a los ensayos clínicos pronto", concluye Feldman.