Enigma diagnóstico: ¿producto contaminado o bioterrorismo?

  • Christoph Renninger

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En Estados Unidos, entre marzo y julio de 2021, se produjeron casos de melioidosis, una enfermedad bacteriana infecciosa, en Georgia, Kansas, Minnesota y Texas, y dos de los afectados murieron a causa de esta. Por lo general, los casos de melioidosis en los Estados Unidos ocurren después de viajar a regiones donde el patógeno es común. Sin embargo, ninguno de los pacientes había realizado previamente algún viaje al extranjero. ¿Qué tenían en común todos los afectados? ¿Cómo se enfermaron?[1]

Uso como arma biológica

La melioidosis, también conocida como enfermedad de Whitmore, es una enfermedad infecciosa que puede afectar a humanos y animales. El agente causal es la bacteria Burkholderia pseudomallei. La enfermedad se da principalmente en las regiones tropicales, sobre todo en el sudeste de Asia y el norte de Australia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos clasifican a B. pseudomallei como un agente potencial de ataque biológico (candidato de clase B). Citan las siguientes razones para su uso como arma biológica:

  • El patógeno se puede encontrar en ciertas regiones de la naturaleza.
  • La enfermedad desencadenada puede desarrollarr un curso grave y, sin el tratamiento adecuado, puede ser fatal.
  • En el pasado, algunos países han utilizado patógenos similares como armas biológicas en las guerras.

En un posible ataque, el patógeno podría propagarse por el aire, el agua o los alimentos, y exponer a muchas personas. Cualquier contacto con la bacteria puede provocar melioidosis. Dado que las bacterias no pueden verse, olerse o saborearse, el bioataque no se reconoce hasta que es demasiado tarde. Además, puede pasar algún tiempo antes de que se identifique el patógeno tras la aparición de la fiebre y la enfermedad respiratoria.

En una emergencia de este tipo, los CDC de Estados Unidos trabajarían con otros organismos federales y locales, proporcionarían laboratorios de análisis especializados y facilitarían información al público.

En búsqueda de la pista

La secuenciación del genoma de las cepas bacterianas de los pacientes enfermos mostró un alto grado de correspondencia y sugirió una fuente común de infección. La cepa bacteriana era similar a las que se dan principalmente en el sudeste asiático. Se consideró que un producto importado de allí era el desencadenante.

Los CDC realizaron análisis de muestras de sangre de los pacientes, así como muestras de suelo, agua, alimentos y productos domésticos de los hogares de los afectados.

El desencadenante: aerosol aromático

Finalmente, en octubre de 2021, se identificó el patógeno causante de la melioidosis en un aerosol de aromaterapia en el domicilio del paciente de Georgia, Estados Unidos. La huella genética de la cepa bacteriana coincidió con la de los otros pacientes. Por lo tanto, se encontró que el aromatizante era el desencadenante común.

El aerosol contaminado, con fragancia de lavanda y manzanilla para aromatizar las habitaciones, se vendió en sucursales individuales de la cadena de supermercados Walmart entre febrero y octubre, así como en su tienda en línea. A continuación, se retiró el producto y se comprobó si sus ingredientes se habían utilizado también en otros productos.

Los CDC informaron a los médicos que consideraran la melioidosis entre las infecciones bacterianas agudas que no respondan a los antibióticos habituales y que preguntaran directamente sobre el uso del aerosol ambientador en cuestión.

Transmisión

La bacteria se encuentra en el agua y el suelo contaminados. El contagio a personas y animales se produce por contacto directo con la fuente infecciosa, como la inhalación de partículas de polvo o gotas de agua, o el consumo de agua o alimentos contaminados. La transmisión de persona a persona es extremadamente rara. Sin embargo, recientemente se han identificado peces tropicales de agua dulce como posibles vectores.

Síntomas

La melioidosis presenta una amplia gama de síntomas, lo que puede llevar a confundirla con otras enfermedades, como la tuberculosis u otras neumonías. Hay diferentes tipos de la enfermedad, cada uno con síntomas diferentes.

Infección local

  • Dolor e hinchazón local
  • Fiebre
  • Ulceración
  • Absceso

Infección pulmonar

  • Tos
  • Dolor en el pecho
  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza
  • Anorexia

Bacteriemia

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Problemas respiratorios
  • Molestias abdominales
  • Dolor en las articulaciones
  • Desorientación

Infección diseminada

  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Dolor abdominal o torácico
  • Artralgias o mialgias
  • Dolor de cabeza
  • Afección del sistema nervioso central
  • Crisis epilépticas

El periodo de incubación no está claramente definido y puede oscilar entre un día y varios años, pero los síntomas suelen aparecer entre dos y cuatro semanas después de la exposición. Los factores de riesgo son la diabetes, el consumo excesivo de alcohol, las enfermedades pulmonares o renales crónicas y las inmunodeficiencias.

Debido a los síntomas, el diagnóstico suele ser difícil, ya que el cuadro clínico es similar al de otras enfermedades más comunes.

Tratamiento

Una vez que se reconoce la melioidosis como tal, solo puede tratarse con unos pocos antibióticos eficaces, ya que existe una resistencia natural a muchos de los antibióticos utilizados habitualmente. El tipo de infección y el curso del tratamiento influyen en el resultado a largo plazo. Sin tratamiento, el 90 % de las infecciones son mortales. Con un tratamiento adecuado, la tasa de mortalidad sigue siendo del 40 %.

El tratamiento suele comenzar con una terapia antibiótica intravenosa durante al menos dos y hasta ocho semanas (ceftazidima o meropenem). A continuación, se aplica un tratamiento antibiótico oral (trimetropina-sulfametoxazol o amoxicilina/ácido clavulánico) de tres a seis meses. En caso de alergia a la penicilina, se pueden utilizar antibióticos alternativos.

Este contenido fue publicado originalmente en Coliquio, parte de la Red Profesional de Medscape.