ENDO 2019—Nuevas directrices para adultos de edad avanzada con DM


  • Tara Haelle
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave 

  • Las nuevas directrices de la Sociedad Endocrina para el tratamiento de la diabetes mellitus (DM) en los adultos con al menos 65 años de edad recomiendan la simplificación de los tratamientos farmacológicos y la personalización de los objetivos glucémicos para mejorar el cumplimiento terapéutico y reducir las complicaciones relacionadas con el tratamiento. 
  • En los pacientes ambulatorios, debe usarse la modificación del estilo de vida como tratamiento de primera línea para la hiperglucemia.
  • Para gestionar la nutrición, es preferible limitar los azúcares simples que prescribir dietas restrictivas.  
  • La toma de decisiones debe ser compartida para individualizar el cribado y el tratamiento de la diabetes/comorbilidades.
  • Las directrices responden a consideraciones sobre neuropatía, riesgo de caídas, problemas en las extremidades inferiores, enfermedad renal crónica, hipertensión, hiperlipidemia e insuficiencia cardíaca congestiva.

Aspectos destacados

  • Debe realizarse el cribado de todos los adultos mayores de 65 años mediante la determinación de la glucosa en plasma en ayunas y la HbA1c; debe repetirse cada 2 años después de la obtención de unos resultados normales.
    • Debe tenerse en cuenta la posible inexactitud de la HbA1c con las comorbilidades o el riesgo elevado.
    • Deberá administrarse la prueba de tolerancia a la glucosa oral con comprobación de la glucosa a las 2 horas en las personas que cumplan los criterios de prediabetes. 
  • Recomendado en adultos mayores de 65 años con diabetes:
    • Cribado del daño cognitivo: cada 2-3 años si es normal o 1 año después de un resultado límite.
    • Exploración ocular completa cada año.
    • Cribado de la enfermedad renal crónica anual (si no se somete a diálisis), con tasa de filtración glomerular estimada (TFGe) y cociente entre albúmina y creatinina en la orina.
    • Lipidograma anual.
    • Vigilancia de la glucosa con punción digital frecuente o control continuo de la glucosa si se está recibiendo insulina.  
  • Se recomienda la metformina como medicación de primera línea junto con la gestión del estilo de vida.
    • Debe evitarse la metformina si hay intolerancia gastrointestinal o problemas en la función renal (TFGe 2).
    • Debe añadirse insulina u otros agentes si no se alcanzan los objetivos glucémicos con metformina, y cambios en el estilo de vida. 
  • La TA objetivo es 140/90 mmHg en los pacientes con 65-85 años de edad con diabetes e hipertensión; debe ajustarse el objetivo para las comorbilidades o en caso de enfermedad de gran complejidad.  
  • Se recomiendan unos objetivos glucémicos de 100-140 mg/dl (5,55-7,77 mmol/l) en ayunas y 140-180 mg/dl (7,77-10 mmol/l) posprandial en el caso de los adultos con diabetes en hospitales o residencias de ancianos.