ENDO 2019—Las nuevas directrices sobre la osteoporosis se centran en el tratamiento farmacológico estratificado según el riesgo


  • Tara Haelle
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave 

  • Las nuevas directrices de la Sociedad Endocrina para el tratamiento de la osteoporosis en las mujeres posmenopáusicas aconsejan encarecidamente el tratamiento farmacológico de las mujeres con riesgo elevado de fracturas, especialmente en las mujeres que han sufrido una fractura reciente. 
  • Los planes de tratamiento farmacológico también deberían incluir cambios nutricionales, de estilo de vida e intervenciones de prevención de las caídas y, excepto en el caso del tratamiento anabólico, complementación con calcio y vitamina D.

Aspectos destacados

  • La evaluación del riesgo de fractura en las mujeres posmenopáusicas debería basarse en las herramientas específicas de cada país.
  • Se recomiendan los bisfosfonatos como tratamiento de primera línea, incluidos el ácido alendrónico, el ácido risedrónico, el ácido zoledrónico y, excepto en el caso de riesgo de fractura no vertebral o fractura de cadera, ácido ibandrónico.
    • Debe reevaluarse el riesgo de fractura después de 3-5 años.
    • El tratamiento debe seguir administrándose si el riesgo continúa siendo elevado.
    • Debe sopesarse la suspensión temporal de los bisfosfonatos durante 2-5 años si el riesgo es de bajo a moderado.
    • Debe reiniciarse el tratamiento con bisfosfonatos si se produce fractura, la densidad mineral ósea cae de modo significativo o si aparecen otros factores de riesgo.
  • El denosumab es una alternativa para los bisfosfonatos.
    • Después de 5-10 años debe reevaluarse el riesgo de fractura; debe continuarse el tratamiento con denosumab o cambiarse el tratamiento si el riesgo continúa siendo elevado.
    • No debe interrumpirse el tratamiento con denosumab y debe sustituirse por antirreabsortivos si se suspende definitivamente.
  • Se recomienda el uso de teriparatida y abaloparatida (hasta durante 2 años) en mujeres con riesgo de fractura muy elevado, incluidas las fracturas vertebrales múltiples o graves.
  • Se recomienda raloxifeno o bacedoxifeno en las mujeres con riesgo elevado de fractura junto con un riesgo bajo de trombosis venosa profunda, riesgo elevado de cáncer de mama o incapacidad de usar bisfosfonatos o denosumab.
  • En el caso de las mujeres con características descritas específicas o con incapacidad de tolerar otros fármacos recomendados (o ambos casos), está indicado el tratamiento hormonal durante la menopausia con tibolona (excepto en Estados Unidos o Canadá) o con estrógenos (o calcitonina).
  • En las mujeres de riesgo elevado que reciben tratamiento contra la osteoporosis, debe usarse radioabsorciometría de doble energía (DEXA) cada 1-3 años para controlar la densidad mineral ósea.
    • Las alternativas a DEXA para evaluar la respuesta al tratamiento o su cumplimiento incluyen los marcadores del recambio óseo.