Encuesta sobre la percepción de los problemas sociales por parte de la comunidad médica

  • Carlos Sierrra Sanchez
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La clase médica española no es impermeable, por fortuna, a los problemas que afectan a la sociedad actual. Como ciudadanos que son, viven con preocupación problemas que van más allá de la medicina, tales como el cambio climático, la violencia de género, el cada vez más difícil acceso a la sanidad por parte de la ciudadanía, etc.

Para conocer con más profundidad cuáles son los problemas sociales que más les preocupan, Medscape realizó una encuesta en línea en la que participaron 845 médicos (482) y médicas (330) españolas suscriptores de la Red Profesional de Medscape entre el 31 de mayo y el 15 de agosto de 2022. En este artículo se muestran los resultados más destacados.

Los cinco problemas sociales que más preocupan a los médicos españoles

Hay cuatro problemas que preocupan a la gran mayoría de los profesionales sanitarios de nuestro país: el acceso a la sanidad, al 89 % de ellos, las políticas de migración y el trato dado a los refugiados que llegan a través de nuestras fronteras, a un 86 %, la problemática asociada al abuso de las sustancias estupefacientes, al 85 %, el mismo porcentaje al que le causa preocupación la lacra de la violencia machista. Y cierra el top 5, a cierta distancia, con un 74 %, el cambio climático.

Otros problemas que preocupan a un porcentaje significativo, pero con valores mucho menores que los cinco anteriormente enumerados, de los médicos españoles son los derechos reproductivos, a un 32 %, y los derechos del colectivo LGTBIQ+, con un 29 %.

Actitud frente a los problemas sociales

La comunidad médica española, como parte de la sociedad, también se ve afectada personalmente por los problemas mencionados en el punto anterior. Un 24 % está convencido que la emergencia climática les está impactando en su día a día; un 22 % ha experimentado en su propia persona o en la de sus familiares la problemática del cada vez más complicado acceso a la sanidad; un 15 % ha padecido o tiene familiares con problemas relacionados con el abuso de drogas. En un segundo escalafón se sitúan los problemas asociados a la llegada de inmigrantes a nuestro país, el 9 %, la violencia machista, el 8 %, los derechos reproductivos, el 7 %, y los derechos del colectivo LGTBIQ+, con un 6 %. Un 44 % señaló no haberse sentido afectado por ninguno de ellos.

Todos estos problemas sociales provocan que un 51 % de los encuestados y encuestadas se sientan enfadados, un 20 % estresado y un 16 % ansioso. En el otro espectro se sitúan el 10 % que se manifestaron como optimistas. Por último, un 20 % que no experimentaron ninguna emoción o se declararon neutrales. 

Ante estos problemas y sentimientos, la gran mayoría de los médicos y médicas españoles encuestados, el 76 %, decidieron no quedarse de brazos cruzados y pasar a la acción de diversas maneras: el 55 % realizó donaciones o ayudó a recaudar fondos, el 29 % asistió a manifestaciones y/o actos de protesta, el 28 % llevó a cabo actividades de voluntariado y el 20 % manifestó su punto de vista en redes sociales.

En estos dos últimos apartados, las personas participantes en la encuesta podían escoger más de una respuesta, lo que explica que la suma de los tantos por ciento sumen más de 100. Es decir, un profesional médico puede sentirse estresado, ansioso y enfadado, mientras que otro podría haber realizado donaciones y haber asistido a manifestaciones.

 

 

La problemática del acceso a la sanidad

Por ser el problema que de manera más directa afecta a los médicos y médicas españoles en el desempeño de su labor profesional, es donde sus respuestas tienen un mayor valor. Y la conclusión es clara, el acceso a la sanidad va a peor en nuestro país: el 90 % de los encuestados y encuestadas ha observado un aumento de la lista de espera de los pacientes en los últimos cinco años, lo que se ha traducido para un 77 % de ellos en una disminución de la calidad de la atención sanitarias. Además, todos estos problemas se han agudizado por la pandemia de la COVID-19, que ha supuesto para un 88 % de las y los participantes en la encuesta una disminución de la calidad sanitaria.

La solución, sin embargo, no pasa por cambiar el modelo sanitario. El 68 % cree que el sistema sanitario público actual es el mejor modelo, frente a un prácticamente insignificante 1 % que defiende que se debería pasar a una sanidad totalmente privada. En medio, con un 31 %, se sitúan las y los encuestados que consideran que lo mejor sería tener un modelo híbrido mitad público mitad privado. 

Sin embargo, en lo que no existe consenso es en la cuestión sobre si el sistema sanitario es realmente accesible para todos. El 46 % creen que sí, frente al 42 % que opinan lo contrario y un 12 % que dice no estar seguro.

El cambio climático

También es de gran interés saber cómo perciben la amenaza de la emergencia climática los profesionales médicos españoles, ya que es una problemática que impacta en la salud de la ciudadanía. El 77 % de la comunidad médica considera que el cambio climático tiene un efecto directo en la salud de sus pacientes, frente al 12 % que creen que no. 

Por ello, el 82 % de los encuestados consideran que esta problemática es una de las principales amenazas actuales para la humanidad y que, por ello, la lucha contra el cambio climático debe ser una prioridad para todos los países, tal y como manifestaron el 85 % de los participantes.

La violencia machista

Que la violencia machista es uno de los más graves problemas en España no admite discusión. El 40 % de los y las encuestadas manifestaron que han tenido que notificar a la policía o a los servicios sociales incidentes relacionados con víctimas de esta violencia. 

Además, un 6 % (33 profesionales), han notificado a la policía o a los servicios sociales incidentes relacionados con esta violencia en los que estaban involucrados un compañero de profesión.

Todo ello se traduce en que una mayoría de la comunidad médica española, el 54 %, considera que en nuestro país no se está haciendo un trabajo adecuado para atajar esta problemática, frente al 34 % que consideran que sí estamos yendo por el buen camino y un 12 % que no tiene una postura definida al respecto.

Abuso de sustancias estupefacientes

Este es otro de los problemas sociales que más impactan en el día a día laboral de los encuestados. El 33 % de ellos afirman encontrarse de manera frecuente con pacientes que abusan de las drogas, un 38 % se encuentran en esta situación a veces, mientras que un 29 % manifiestan que esto sucede muy raramente o nunca. 

Pero no es un problema que afecta solo a los pacientes, el consumo de drogas es un mal muy extendido entre los profesionales médicos. Hasta un 48 % de los encuestados afirmó que este problema es importante o muy importante entre los médicos. Además, un 26 %, aunque le restó importancia, cree igualmente que es un problema significativo entre los y las profesionales de la medicina. 

Además, la pandemia de COVID-19 ha provocado un aumento de esta problemática. El 39 % de los encuestados observaron un incremento del consumo de sustancias estupefacientes en sus pacientes. Pero lo realmente impactante es que el 46 % consideran que este aumento se ha dado también entre los profesionales de la salud.

Por ello, la mayoría del colectivo médico español encuestado, el 55 %, se declara en contra de la legalización de las drogas, frente al 4 % que defiende que deberían legalizarse por completo. Entre ambos extremos, hay cabida para un 21 % que no está seguro sobre si deberían legalizarse o no y un 19 % que son favorables a una posible legalización, pero no de manera automática y generalizada.

La migración

Este problema, con multitud de aristas, también afecta al desempeño profesional de los médicos españoles, ya que en nuestro país hay cada día más personas migrantes, tanto en situación legal como extranjeros que no han regularizado su estancia en el país. Por ello, es un debate actual en parte de la sociedad sobre sí aquellos que están en una situación no regularizada deben recibir atención médica. Esta es una cuestión que también se discute entre los médicos españoles, aunque con una amplia mayoría, el 65 %, que afirma que Sanidad debe de considerar la atención pública de los migrantes/refugiados, sin importar su estado de migración. Sin embargo, el porcentaje que está en desacuerdo no es despreciable, ya que alcanza el 27 %.

Aquí puedes acceder al informe completo de Medscape en español.