Encuesta internacional a médicos sobre COVID-19, diferencias de España

  • Dr. Javier Cotelo

  • Editorial
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

MADRID, ESP. Ante la pandemia por COVID-19, y manifestando interés y apoyo a los profesionales de la salud, Medscape llevó a cabo una macroencuesta internacional que muestra un poco del lado humano de los llamados héroes por algunas personas, y lamentablemente, estigmatizados por otras.

La encuesta se realizó a más de 7.400 médicos de 8 países, y muestra que los médicos españoles son los que más tratan en persona a pacientes con la COVID-19 (68%), asumen demasiados riesgos (67% no contó con el equipo de protección adecuado), y lideran el número de facultativos y familiares contagiados.

Por otro lado, 74% sintió que la atención en su centro sanitario se vería desbordada. Y un tercio afrontó dilemas éticos terapéuticos.

Los países participantes en la encuesta fueron: España, Estados Unidos, Brasil, México, Gran Bretaña, Alemania, Francia, y Portugal. Los médicos fueron invitados a participar entre el 9 de junio y el 20 de julio del presente año. La única condición fue que estuvieran ejerciendo su profesión en ese momento.

Respondió un total de 7.414 participantes, entre ellos 5.005 estadounidenses y 400 españoles, con cifras de participación similares en los demás países.

La clasificación por géneros en España fue:

  • Hombres: 58%.
  • Mujeres: 42%.

En general, la participación de varones fue mayor en todos los países, excepto en Portugal, y fue muy equilibrada en Brasil.

Tratamiento presencial y voluntariedad

Entre los médicos respondedores a nivel internacional, más de la mitad indicó que trata en persona a los pacientes presuntos o confirmados de COVID-19; España lidera este aspecto, con una cifra de 68% frente a Portugal, que ocupa el último puesto, con 42%. En cuanto a la opción telemática, nuestro país arroja 14%, similar al resto de países, excepto Estados Unidos, que casi dobla dicho porcentaje con 26% de las respuestas que reflejaron esta opción.

La mitad de los respondedores españoles manifestó que la situación les indujo a comenzar a usar la telemedicina para atender a sus pacientes, porcentaje elevado, solo por debajo de Portugal y Estados Unidos, con 62% y 61%, respectivamente.

Los resultados analizados por especialidades, computando a todos los países participantes, y como cabría esperar, las que más emplean la atención personal a sus enfermos COVID-19, son:

  • Urgencias: 94%.
  • Cuidados intensivos: 87%.
  • Nefrología: 89%.
  • Enfermedades infecciosas: 86%.
  • Neumología: 74%.

Por otro lado, encabezan la clasificación telemática los reumatólogos (49%) y los médicos de familia (42%).

En España, 59% de los médicos refiere haber sido asignado a tratar directamente a estos pacientes infectados, cifra similar a México en la zona alta, solo por debajo de Portugal (72%) y Reino Unido (67%). En cuanto a la implicación terapéutica voluntaria en nuestro país, tenemos 41%, alejados de Alemania, que lidera este aspecto con 73% de médicos voluntarios.

Sin embargo, al cuestionarles si se ofrecerían de nuevo como voluntarios para tratar a los pacientes de COVID-19, los españoles respondieron de forma abrumadora (82%): "muy probablemente", o "bastante probablemente".

Sin protección adecuada y asumiendo riesgos

Sesenta y siete por ciento de los médicos españoles refirió haber tratado a los pacientes de COVID-19 sin tener el equipo de protección personal adecuado, lejos de Francia, segundo país con 45% de respuestas, y muy lejos de Portugal y Estados Unidos, con 23%; 65% de los facultativos españoles (junto a México con 62%, en el lugar más alto de la clasificación) reconoce haber asumido conscientemente riesgos de seguridad personal para tratar una urgencia de COVID-19.

Por el contrario, en la cola de asunción de riesgos se encuentran Reino Unido y Estados Unidos, con 28% y 30%, respectivamente.

En todos los países, por géneros, los hombres asumieron más riesgos que las mujeres, siendo las cifras concretas de España, 67% y 61%, respectivamente. En cuanto a edades, los menores de 45 años también corrieron mayor riesgo, siendo en nuestro país 72% frente a 62% en los mayores de 45 años. Los médicos mexicanos más veteranos rompen la tendencia en este ítem, y superan a los más jóvenes (65% frente a 59%).

Setenta y cuatro por ciento de los profesionales españoles señaló que en algún momento sintió que su centro de trabajo excedía la capacidad para tratar a los pacientes de COVID-19. Lejos de la segunda plaza ocupada por México, y muy distante de países como Alemania y Estados Unidos, con 24% de respuestas afirmativas.

Top one en médicos y familiares contagiados

Un resultado lamentable derivado de la encuesta fue que 20% de los facultativos españoles refirió haber sido diagnosticado de la COVID-19, la mayoría mediante pruebas, frente a los demás países, seguidos muy de cerca por Reino Unido (19%).

En la parte baja de los profesionales contagiados se encuentran Estados Unidos (5%) y Alemania/Portugal (6%); respecto a los familiares de los médicos españoles afectados, también en lo más alto, con 25%, casi a la par con Brasil (24%). Si bien reflejaron que 73% de sus familiares no precisó ingreso hospitalario. Por otro lado, los familiares de médicos menos afectados por la enfermedad infecciosa en el resto de los países fueron Portugal y Alemania (6% y 8%, respectivamente).

Uno de cada tres tuvo merma económica

En cuanto a la repercusión de la pandemia en el bolsillo de los médicos, casi la mitad (49%) de los españoles manifestó que se mantuvo igual, con valores similares a los profesionales alemanes que ocuparon el primer puesto, con 53%. Por el contrario, casi un tercio de los españoles que respondieron manifestó haber perdido poder adquisitivo (31%), lo que los sitúa entre los menos desfavorecidos, ya que en países como Brasil y Estados Unidos casi dos de cada tres profesionales dijeron haber sufrido disminución de ingresos.

Alta carga de síndrome de desgaste profesional con ayuda institucional

Sesenta y cuatro por ciento de los encuestados de todos los países señaló que la pandemia le provocó aumento del síndrome de desgaste profesional, siendo la cifra para los españoles ligeramente superior a esta (68%). Los estadounidenses reflejaron que casi tres de cada cuatro presentaron esta condición, o se intensificó. Las médicas estadounidenses experimentaron esta situación en mayor medida (70%) frente a sus colegas masculinos (61%).

Los centros de trabajo tienen gran dispersión en cuanto a ofrecer actividades para ayudar a los médicos a manejar el estrés y la aflicción que estas situaciones generan. España se mantiene en la parte alta, igualada con Estados Unidos, con 43% de instituciones que lo hacen, solo por detrás de Reino Unido (55%). En el otro extremo, los países que no cuentan con estas ayudas son Alemania (57% de los centros), Brasil y México (ambos con 54%).

Influjo del confinamiento en el médico

También quisimos conocer cómo el periodo de confinamiento repercutió en los estilos de vida y hábitos saludables de nuestros profesionales. En primer lugar, en cuanto a la ingesta de comida, la mitad de los españoles comió igual; un cuarto más, y otro cuarto menos, sin grandes diferencias con el resto de países.

Respecto a la actividad física, la mitad de los médicos españoles tuvo una vida más sedentaria (si bien 25% aumentó su actividad), lo que los sitúa en la parte alta de sedentarios, junto a Brasil y Portugal. Los más saludables en este aspecto fueron los británicos, con 38% que refirió haber aumentado su actividad física.

El consumo de alcohol entre los españoles se mantuvo similar al que ya tenían en 57% de los casos, y casi uno de cada tres (29%) bebió menos, récord que ostentan los mexicanos, con 48% de disminución del consumo. Los profesionales que más aumentaron el consumo de alcohol durante el confinamiento fueron los brasileños, con 26%.

En cuanto al empleo de fármacos estimulantes, el aumento de consumo en general no fue alto, oscilando entre 2% y 11%, pero los españoles se encuentran entre quienes tienen más consumidores, con 9% de aumento durante el confinamiento. Respecto a la reducción del consumo de estos fármacos, los españoles lo hicieron en 22%, lejos de los mexicanos, que lo redujeron más del doble (46%).

Las relaciones familiares conflictivas durante el confinamiento aumentaron 43% entre los españoles (cifras similares a los estadounidenses). Se mantuvieron estables y similares a la situación prepandémica en idéntica cifra (43%). Y mejoró la relación, con menor estrés en 14% de los casos.

Pandemia duradera con optimismo vacunal

Sobre una serie de cuestiones acerca de la evolución de la pandemia, los médicos reflejaron el grado de acuerdo o desacuerdo con las mismas. En cuanto a que la pandemia de COVID-19 continuará más allá de los próximos 3 años, los facultativos españoles mostraron su total acuerdo en 45% de los casos, solo por detrás de mexicanos y alemanes. Por el contrario, 35% de los españoles mostró total desacuerdo con dicha afirmación, liderada por brasileños y estadounidenses, con 46% y 39%, respectivamente.

En cuanto al optimismo o pesimismo sobre la eficacia de los nuevos fármacos y tratamientos para afectados e ingresados en cuidados intensivos vista a 18 meses,

España es uno de los países más optimistas, con total acuerdo en 56% de respuestas, solamente por detrás de México (65%). Por otro lado, 26% de los españoles que respondieron a esta cuestión se mostró pesimista, superado por mexicanos y portugueses (20% y 23%), pero lejos del total desacuerdo manifestado por alemanes y británicos (43% y 41%).

Respecto al hecho de que se cuente con una vacuna eficaz frente al SARS-CoV-2 a finales del año 2021, 59% de los españoles mostró su total acuerdo, solo superado por Brasil (74%), Estados Unidos (69%), y México (69%). En la franja más escéptica frente a obtener una vacuna eficaz en esa fecha, encontramos también a los españoles (24%), solo por detrás de los alemanes (26%).

Un tercio tuvo que afrontar dilemas terapéuticos

Cuestionados sobre el hecho de tomar decisiones acerca de dar prioridad en el tratamiento a los pacientes de COVID-19 (por ejemplo, ventiladores, productos farmacéuticos) sobre pacientes con otras enfermedades con riesgo vital, los médicos de España lo manifestaron en mayor grado (33%), seguidos por mexicanos y franceses (30% y 29%).

Siga al Dr. Javier Cotelo de Medscape en español en Twitter @Drjavico.