En España quedan unos 150.000 pacientes con hepatitis C


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En España quedan unos 150.000 pacientes con hepatitis C que, de ser tratados, permitiría eliminar la enfermedad en 2021, según se ha puesto de manifiesto en la jornada “HEPYCURE: De la Curación a la Eliminación de la Hepatitis C”, organizada por Gilead Sciences en Madrid.

Desde que en 2015 se puso en marcha en España el Plan Estratégico para el Tratamiento de la Hepatitis C, ya se han tratado más de 117.000 pacientes, siendo el líder europeo en este aspecto. Aunque en una primera fase el plan establecía máxima prioridad al tratamiento de pacientes con fibrosis hepática avanzada y a pacientes en lista de espera, en la actualidad se está haciendo especial foco en el diagnóstico precoz y el posterior tratamiento de todas las personas que estén infectadas por el virus de la hepatitis C, independientemente de su estadío.

Ante esta situación, durante la jornada, en la que han tenido lugar cinco mesas redondas con expertos médicos, enfermeras, asociaciones de pacientes, administraciones sanitarias y ONG, se ha insistido en la importancia de priorizar la identificación de pacientes no diagnosticados y continuar el ritmo de tratamiento de los últimos años.

Además, y según han señalado los expertos, para diagnosticar y tratar a los 150.000 pacientes que quedan en España, sería aconsejable la implantación de políticas de cribado, así como la coordinación multidisciplinar entre los distintos niveles asistenciales (atención especializada, primaria, adicciones, prisiones, entre otros).

En este punto, durante el encuentro se ha recordado que la hepatitis C se puede curar con tratamientos sencillos y bien tolerados, alcanzándose tasas de curación de más del 98%, informando de que uno de los retos que se plantea el plan en la actualidad es la eliminación del virus en la población reclusa.

Los datos más recientes señalan que la prevalencia de la enfermedad en este ámbito roza el 14,8% en prisiones administradas por el Ministerio del Interior. Por ello, los especialistas han insistido en la necesidad de poder detectar y tratar a tiempo a los enfermos con el virus y evitar de esta forma nuevos contagios.

Durante la jornada, además de poner en común historias de éxito dentro del entorno penitenciario, se han compartido también ejemplos de micro-eliminación en centros de adicciones y AP. "Es necesario acceder a los colectivos con mayor prevalencia de la enfermedad. Estos pacientes no acuden al sistema público de salud por estar en ocasiones en situaciones de marginalidad, y no son adherentes a las pautas terapéuticas que exigen venir al hospital con frecuencia. La consecución de la micro-eliminación en nuestra sociedad es un gran esfuerzo de los profesionales, las asociaciones de pacientes y ONG que está logrando resultados muy esperanzadores", ha dicho el jefe de Servicio de Digestivo del Hospital de Montecelo en Pontevedra, Juan Turnes.

Por otra parte, los especialistas han reconocido el esfuerzo realizado en los últimos años, pero alertaron de la importancia de seguir concienciando a la población sobre la necesidad de identificar y tratar a todos los pacientes con hepatitis C.

"Una de las prioridades en la eliminación de la hepatitis C es que las administraciones den un paso adelante. Ya lo han hecho en las últimas semanas Aragón y Cantabria con sus propios planes regionales de eliminación de la enfermedad. Esperamos que próximamente se sumen más comunidades y pueda coordinarse de forma nacional como se hizo con el Plan Estratégico para el Tratamiento de la Hepatitis C. De esta forma, podríamos conseguir la eliminación de la patología a nivel estatal", explicó Turnes.

La aparición de los antivirales de acción directa (AAD) ha supuesto un importante avance para la eliminación de la hepatitis C, ya que antes de su aparición, los tratamientos tenían unas tasas de éxito en torno al 50%, su duración era de alrededor de doce meses y solían presentar efectos adversos relevantes.

La nueva generación de tratamientos ha permitido curar a más del 98% de los pacientes en un plazo de entre 8 y 24 semanas. En España, la aparición de estos productos vino acompañada del Plan Nacional para la Eliminación de la Hepatitis C, que tuvo en cuenta a todos los actores de esta situación, y ha situado a España como una referencia en la lucha contra esta enfermedad.

De hecho, un estudio reciente ha señalado que se han invertido alrededor de 1.600 millones de euros para tratar esta enfermedad y se ha obtenido un retorno para el sistema sanitario de entre 4.600 y 7.000 millones de euros.