En el adenocarcinoma ampular, el tratamiento complementario con 5-FU se relaciona con unos mejores desenlaces que con la gemcitabina

  • Al Abbas AI & al.
  • J Surg Oncol
  • 15 dic. 2019

  • de Jim Kling
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • El tratamiento adyuvante con 5-FU se asocia, en todos los subtipos inmunohistoquímicos de adenocarcinoma ampular, con una mejor supervivencia que los tratamientos con gemcitabina.

Por qué es importante

  • Los resultados indican que el 5-FU puede ser un posible tratamiento de primera línea en casos de enfermedad avanzada, con tratamiento secundario con gemcitabina si el 5-FU no se tolera bien.

Diseño del estudio

  • Se trata de un análisis retrospectivo (n = 121; el 32 %, intestinal, el 48 %, pancreatobiliar y el 20 %, ambiguo).
  • Financiación: no se reveló ninguna.

Resultados clave

  • El 39 % de los pacientes recibió quimioterapia complementaria: el 27 % con gemcitabina y el 12 % con 5-FU.
  • La mediana de la supervivencia fue:
    • en el tipo intestinal, 45,6 meses (IC del 95 %: 21,4-104,3);
    • en el tipo pancreatobiliar, 31,3 meses (IC del 95 %: 23,9-40,4);
    • en el tipo ambiguo, 46,9 meses (IC del 95 %: 23,5-87,4).
  • La quimioterapia complementaria se asoció con una supervivencia más larga (45,6 meses frente a 32,1 meses; P = 0,032).
  • La quimioterapia complementaria con 5-FU se asoció con una supervivencia más larga (87,4 meses [IC del 95 %: de 40,4 meses a no alcanzada]) que la alcanzada con gemcitabina (38 meses [IC del 95 %: de 23,57 meses a no alcanzada]) y sin tratamiento (32,1 meses [IC del 95 %: 23,5-46,9]).
  • En el análisis multivariante se mostró que el tratamiento con 5-FU era un factor pronóstico independiente de mejor supervivencia (HR: 0,24; P = 0,031).
  • La administración de quimioterapia complementaria con gemcitabina no se asoció con la supervivencia.
  • La quimioterapia complementaria se asoció con una mejor supervivencia en la enfermedad en estadios IIB y III (38,6 meses frente a 21,43 meses; P 

Limitaciones

  • Se trataba de un análisis retrospectivo.