En 2020 la cuarentena prácticamente borró la bronquiolitis en España

  • Gabriela Navarra

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En España el virus respiratorio sincitial desapareció prácticamente de la consulta médica durante la temporada invernal de 2020 después de la cuarentena por el SARS-CoV-2, establecida el 14 de marzo de ese año, según una investigación publicada en Journal of Clinical Virology.[1]

El virus causa el 70 % de los casos de bronquiolitis, sin embargo, en 2020 solo se registraron 21 casos en total, con 3 hospitalizaciones médicas, equivalentes a un 40 % de reducción de visitas a las urgencias pediátricas españolas y casi un 66 % menos de detecciones de virus sincitial respiratorio.

La bronquiolitis aguda es la causa principal de admisión a urgencias de los menores de un año, con patrón epidémico entre octubre y marzo.[2]

La pandemia de la COVID-19 ha cambiado la epidemiología mundial de las infecciones respiratorias

Después del levantamiento de la cuarentena y la reapertura de escuelas y guarderías en España, el 6 de septiembre de 2020, tampoco crecieron de manera notable las infecciones ni las hospitalizaciones por el virus respiratorio sincitial ni se produjo el brote epidémico habitual. Hasta fines de 2020 los diagnósticos permanecieron cercanos a cero, lo que sugiere que el SARS-CoV-2 podría haber desplazado a otros virus, probablemente reemplazando su nicho ecológico.

El estudio retrospectivo, en el que participaron 38 hospitales que representan la mayoría de las regiones de España, tuvo por objetivo describir las intervenciones mensuales a los Departamentos de Emergencias Pediátricas, la confirmación de infecciones y las admisiones por bronquiolitis agudas en hospitales españoles desde enero de 2016 hasta diciembre de 2020 y analizar y comparar las epidemias de bronquiolitis con temporadas anteriores.

Se incluyeron niños menores de 2 años diagnosticados con bronquiolitis aguda entre el 1 de enero de 2019 y el 31 de diciembre de 2020. Se estimaron modelos de regresión Poisson y se controló la estacionalidad de los datos.

La mayoría de los casos de infección por virus respiratorio sincitial se registraron entre enero y marzo de 2020. Durante 2020, por ejemplo, 27 pacientes requirieron cuidados intensivos frente a 492 y 674 entre 2016 y 2019.

"La espectacular reducción de casos de virus respiratorio sincitial durante el invierno 2020-2021 ha sido un evento sin precedentes, aunque no inesperado", comentó a Medscape en español el Dr. David Torres Fernández, médico pediatra e investigador en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y autor principal del estudio.

"Por el confinamiento y la aplicación de otras medidas no farmacológicas para evitar la transmisión, como el distanciamiento social, uso de mascarilla, higiene de manos o ventilación frecuente de interiores, era razonable prever que se reduciría la transmisión no solo de SARS-CoV-2, sino de otros virus respiratorios, incluido el sincitial. Sin embargo, la magnitud de esta reducción ha sido un hallazgo notable. En Europa, el cambio epidemiológico ha sucedido de forma similar al de países del hemisferio sur" declaró el Dr. Torres.

"La pandemia de la COVID-19 ha cambiado la epidemiología mundial de las infecciones respiratorias. Los hallazgos de esta investigación española se encuentran en consonancia con lo que sucedió en nuestro país y otros países de la región", señaló el Dr. Juan José Bosch, jefe del Servicio de Neumología del hospital Universitario Austral de Argentina, quien no participó del estudio.

"En el hemisferio sur la temporada de circulación del virus respiratorio sincitial se da entre mayo y julio, con un pico habitual en Argentina en la primera quincena de junio (semanas 23 a 25). En 2020 el SARS-CoV-2 llegó al hemisferio sur justo antes de la temporada de virus respiratorios y fue casi el único virus circulante, con un 99 % de los rescates, seguido de adenovirus y parainfluenza, con 1 % y el sincitial, con menos de 1 % del total de las muestras. En Argentina la bronquiolitis en menores de 2 años se redujo un 82 %. Durante el invierno de 2020 ocurrió una drástica reducción de las hospitalizaciones pediátricas", añadió el Dr. Bosch.

Otros reportes sobre países del hemisferio sur consignan una disminución de los diagnósticos de virus sincitial respiratorio entre un 68 % y un 98 % y un descenso de los ingresos a la atención de emergencia por bronquiolitis de 70% y 85%.[3,4]

Siete meses después: la transmisión está altamente influenciada por las medidas de prevención
La investigación española mostró la reaparición de la transmisión del virus respiratorio sincitial con un retraso de siete meses fuera del ciclo estacional típico, que comenzó a principios de marzo de este año, con un pico la primera semana de julio.

"Este pico retardado observado en múltiples regiones del mundo sugiere que la transmisión está altamente influenciada por las medidas de prevención. Otros virus no se ven tan influenciados por estas medidas y se ha reducido menos su incidencia, pero el sincitial sí. De tal forma, tras la relajación de las medidas no farmacológicas, el sincitial encontró un nicho de población susceptible (que no se había contagiado previamente) por el que reproducirse y expandirse, a pesar de no ser su época habitual", agregó el Dr. Torres.

En el hemisferio sur también reaparecieron los virus habituales del invierno. "A partir del segundo semestre de 2021, al bajar los casos y aumentar la vacunación contra el SARS-CoV-2 comenzó a circular el resto de los virus respiratorios que hacía un año no circulaban. En el hemisferio sur empezaba el invierno y entonces vimos un aumento sostenido y coexistencia de rinovirus, virus respiratorio sincitial , parainfluenza, adenovirus, etc. Esto, sumado a que la inmunidad de los niños se encontraba menos estimulada por el aislamiento y la falta de presencialidad escolar, desencadenó una temporada con alta carga de enfermedad respiratoria y alta tasa de internaciones de esta causa", indicó el Dr. Bosch.

Entre las limitaciones del estudio, los investigadores señalan que no se recopiló información clínica o de otros laboratorios y no se pudieron estudiar otros virus que provoquen bronquiolitis.

Tampoco se puede descartar que los cambios de comportamiento vinculados con la COVID-19 hayan impactado en las detecciones virales.

El Dr. Torres manifestó a Medscape en español que "el confinamiento y las medidas no farmacológicas permitieron grandes lecciones. La primera es que son efectivas para reducir la transmisión de los virus respiratorios. La segunda es que las escuelas, con la implantación adecuada de las medidas sanitarias, son un entorno seguro, aun en España, que ha sido el país europeo que más días mantuvo sus escuelas abiertas. Y la tercera es que los sistemas de vigilancia epidemiológica actuales son insuficientes. Necesitamos monitorizar de forma continua las infecciones respiratorias circulantes. Esto permitiría detectar precozmente comportamientos virales anómalos, realizar diagnósticos y adaptar los recursos del sistema sanitario".

Por su parte, el Dr. Bosch dijo que para el año 2022 en el hemisferio sur se espera "ir recuperando la estacionalidad aproximada de los virus respiratorios junto al SARS-CoV-2, que promete seguir acompañándonos con brotes y remisiones en la inevitable carrera entre mutación viral y vacunación global".

El Dr. Torres y el Dr. Bosch han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este contenido fue publicado originalmente en Medscape en español, parte de la Red Profesional de Medscape.