En 2018 aumentaron un 0,2% las muertes por cáncer de pulmón en España


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En 2018 se registraron 22.133 defunciones por cáncer de pulmón en España, un 0,2% más respecto a 2017, siendo la principal causa de muerte por enfermedad oncológica, según destaca la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, que se celebra este 4 de febrero.

Este cáncer de pulmón es mucho más frecuente en varones que en mujeres, ya que hay una mujer afectada por cada cuatro hombres. Sin embargo el mayor aumento de la mortalidad por este tumor corresponde a las mujeres, de modo que en 2018 hubo 17.181 muertes por cáncer de pulmón en hombres, un 0,3% menos que en 2017, y 4.952 en mujeres, un 2,1% más que en 2017.

Actualmente, el cáncer de pulmón es el cáncer que causa mayor mortalidad en hombres, seguido del cáncer de colon. En cambio, la primera causa de muerte por tumores en mujeres es el de mama, seguido del de pulmón que, en 2017, pasó a ser la segunda causa de muerte por cáncer entre las féminas. En concreto, en el año 2017 hubo 17.241 muertes por cáncer de pulmón en hombres (un 2% menos que en 2016) y 4.848 en mujeres, un 6,4% más que en 2016.

"Las medidas de prevención más eficaces para frenar la aparición de nuevos casos de cáncer de pulmón siguen siendo evitar el tabaquismo y la contaminación ambiental, especialmente en las grandes urbes. Tanto el tabaquismo activo y pasivo como estar expuesto al aire contaminado se han asociado al desarrollo de tumores de pulmón. Por eso, los profesionales sanitarios españoles seguiremos insistiendo en que la Administración adopte y aplique medidas antitabáquicas y para mejorar la calidad del aire en las ciudades, como las zonas de bajas emisiones, además de los buenos hábitos que cada persona decida adoptar individualmente para preservar su salud pulmonar", ha explicado el cirujano torácico y coordinador del Área de Oncología Torácica de SEPAR, Juan Carlos Trujillo.

Junto a la prevención, el papel del neumólogo es clave en la detección y cribado del cáncer pulmonar en estadios precoces, ya que se puede abordar mejor si se detecta en estos estadios iniciales, I y II, cuando los tumores aún son asintomáticos y apenas se han extendido. Actualmente, en torno al 75% de los casos de cáncer de pulmón se diagnostican en fases avanzadas (el 60% en estadio IV y el 15% en estadio III) y solo un 16% de estos tumores se diagnostican confinados en su lugar primario, según datos de la literatura médica.

"El diagnóstico del cáncer de pulmón en estadio I y II es poco frecuente porque los tumores son asintomáticos o dan síntomas muy poco específicos. Esto lleva a que haya un retraso diagnóstico de estos tumores y que, cuando se diagnostiquen, el pronóstico sea peor y explica que la supervivencia sea de solo el 15% de los casos a los cinco años en el ámbito mundial. Por eso, debemos incidir en la importancia de realizar un programa de cribado, para poder detectar los tumores cuando aún sean operables y por lo tanto se pueda alargar la supervivencia de los pacientes. Sin duda, el neumólogo tiene un papel crucial en el diagnóstico de estos tumores primarios, mientras que el cirujano torácico lo tiene en su tratamiento quirúrgico", ha dicho Trujillo.