Elevados niveles en sangre de dos hormonas incrementan el riesgo de cáncer de próstata


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los hombres con niveles más altos en sangre de testosterona libre y del factor de crecimiento similar a la insulina-1 tienen más probabilidades de ser diagnosticados de cáncer de próstata, según una investigación presentada en la Conferencia de Cáncer NCRI 2019, celebrada en Glasgow (Reino Unido).

Se sabe que otros factores, como la edad avanzada, el origen étnico y los antecedentes familiares de la enfermedad aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Sin embargo, este estudio de más de 200.000 hombres es uno de los primeros en mostrar evidencia sólida de dos factores que podrían modificarse para reducir dicho riesgo.

La investigación fue dirigida por Ruth Travis y Ellie Watts, del Departamento de Salud de la Población de Nuffield, de Universidad de Oxford, (Reino Unido), quienes recuerdan que "el cáncer de próstata es el segundo cáncer diagnosticado con más frecuencia en los hombres en todo el mundo después del cáncer de pulmón y una de las principales causas de muerte por cáncer, pero no hay consejos basados en la evidencia que podamos dar a los hombres para reducir su riesgo".

"Estábamos interesados en estudiar los niveles de dos hormonas que circulan en la sangre porque investigaciones previas sugieren que podrían estar relacionadas con el cáncer de próstata y porque son factores que podrían modificarse en un intento por reducir el riesgo ", añaden.

Estudiaron a 200.452 hombres que forman parte del proyecto Biobank del Reino Unido. Todos estaban libres de cáncer cuando se unieron al estudio y no estaban tomando ninguna terapia hormonal.

Los hombres proporcionaron muestras de sangre que se analizaron para determinar sus niveles de testosterona y una hormona de crecimiento llamada factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGF-1).

Los hombres fueron seguidos durante un promedio de 6 a 7 años para ver si desarrollaban cáncer de próstata. Se registraron 5.412 casos y 296 muertes por la enfermedad.

Se encontró que los individuos con concentraciones más altas de las dos hormonas tenían más probabilidades de ser de con cáncer de próstata. Por cada aumento de 5 nmol/L en la concentración de IGF-1, los hombres tenían 9% más probabilidades de desarrollar cáncer de próstata. Por cada aumento de 50 pmol/L 50 de testosterona libre hubo un aumento del 10% del riesgo.

Al observar a la población en su conjunto, los investigadores dicen que sus hallazgos corresponden a un riesgo 25% mayor en los hombres que tienen los niveles más altos de IGF-1, en comparación con aquellos que presentan los niveles más bajos. Los varones con los niveles más altos de testosterona libre se enfrentan a un riesgo 18% mayor en comparación con aquellos con los niveles más bajos.

Según Travis, "este tipo de estudio no puede decirnos por qué estos factores están relacionados, pero sabemos que la testosterona juega un papel en el crecimiento y la función normales de la próstata y que el IGF-1 tiene un papel en la estimulación del crecimiento de células en nuestros cuerpos".

"Lo que esta investigación nos dice es que estas dos hormonas podrían ser un mecanismo que relaciona factores como la dieta, el estilo de vida y el tamaño corporal con el riesgo de cáncer de próstata -prosigue-. Esto nos acerca un paso más a las estrategias para prevenir la enfermedad".