Elevados niveles de triglicéridos aumentan el riesgo de morir por fallo renal o enfermedad vascular (Nat Immunol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los pacientes con niveles más elevados de triglicéridos en sangre tienen una probabilidad significativamente mayor de morir prematuramente por daño renal o enfermedad vascular, según ha demostrado un equipo internacional dirigido por científicos de la Universidad del Sarre (Alemania).

Desde hace algún tiempo, se sabe que ciertas moléculas de grasa en el torrente sanguíneo, como los triglicéridos, pueden desencadenar una respuesta inflamatoria. En su trabajo, publicado en Nature Immunology, el equipo de investigación pudo mostrar cómo los triglicéridos interactúan con las células del cuerpo y cómo pueden movilizar el propio sistema inmunitario para desencadenar un efecto perjudicial.

"Hemos podido demostrar que cuando los triglicéridos están presentes en concentraciones elevadas pueden alterar nuestras células de defensa de tal manera que el cuerpo reacciona como si respondiera a una infección bacteriana. Esto conduce a una inflamación que, si se vuelve crónica, puede dañar los riñones o causar arteriosclerosis, una de las principales causas de infarto de miocardio e ictus", explica uno de los líderes del trabajo, Timo Speer.

Según este científico, adoptar una dieta baja en grasas puede prolongar significativamente la esperanza de vida de los pacientes de alto riesgo, como los que tienen diabetes o hipertensión.

"Como resultado de los cambios bioquímicos, los triglicéridos desarrollan propiedades tóxicas que activan el sistema inmunitario. Esto inicia una serie de procesos autodestructivos, incluyendo aquellos en los que las paredes de las arterias son atacadas y los vasos sanguíneos se ocluyen, reduciendo el flujo sanguíneo", detalla Speer.

El estudio ha establecido una relación definitiva entre la inflamación crónica desencadenada por una elevada concentración de triglicéridos en la sangre y enfermedades secundarias como la insuficiencia renal o el infarto. "Esperamos que nuestros resultados ayuden a desarrollar nuevas estrategias para tratar y prevenir estas enfermedades que amenazan la vida", concluye el investigador.