El virus Ébola podría ser un aliado en la lucha contra el glioblastoma (J Virol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los glioblastomas son unos tumores cerebrales difíciles de tratar y a menudo mortales, pero científicos de la Universidad de Yale (Estados Unidos) han encontrado un aliado sorprendente para tratar este tipo de cáncer: elementos del virus Ébola, según publican en el Journal of Virology.

"La ironía es que uno de los virus más mortales del mundo puede ser útil para tratar uno de los cánceres cerebrales más mortales", destaca Anthony van den Pol, autor del estudio.

El enfoque aprovecha una debilidad de la mayoría de los tumores y también una defensa contra el Ébola contra la respuesta del sistema inmunitario a los patógenos.

A diferencia de las células normales, un gran porcentaje de células cancerosas carece de la capacidad de generar una respuesta inmunitaria innata contra los invasores, entre ellos los virus. Esto ha llevado a los investigadores a explorar el uso de virus para combatir algunos cánceres.

El uso de virus conlleva un riesgo obvio: pueden introducir infecciones potencialmente peligrosas. Para solucionar este problema, los científicos han experimentado creando o probando virus quiméricos, o una combinación de genes de múltiples virus, que tienen la capacidad de atacar las células cancerosas sin dañar a los pacientes.

Uno de los siete genes del virus Ébola que lo ayuda a evitar una respuesta del sistema inmunitario también contribuye a su letalidad. Esto intrigó a Van den Pol, de modo que, con su colega Xue Zhang, usaron un virus quimérico que contiene uno de los genes del virus Ébola: una glicoproteína con un dominio de línea de mucina (MLD).

En el virus Ébola de tipo salvaje, la MLD juega un papel en ocultar el Ébola al sistema inmunitario. Inyectaron este virus quimérico en los cerebros de ratones con glioblastoma, y descubrieron que la MLD ayudaba selectivamente a atacar y matar las células cancerosas del glioblastoma. El equipo trabajó con la glicoproteína MLD, no con el virus Ébola completo.

Van den Pol explica que el efecto beneficioso de MLD parece ser que protege a las células normales de la infección, pero no a las células cancerosas, que carecen de la capacidad de generar una respuesta inmunitaria a los patógenos.

Un factor clave puede ser que el virus con la glicoproteína MLD se replica con menos rapidez, lo que lo hace más seguro que los virus sin la parte MLD de la glicoproteína, apunta. En teoría, dicho virus podría usarse junto con la cirugía para eliminar los tumores de glioblastoma y ayudar a prevenir la recurrencia del cáncer, aventura.