El uso excesivo del móvil se asocia a abuso de alcohol, más parejas sexuales y problemas de salud mental (J Behav Addict)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una encuesta realizada a más de 3.400 estudiantes de Estados Unidos y publicada en el Journal of Behavioral Addictions ha encontrado que el uso excesivo del teléfono móvil se asocia a calificaciones académicas más bajas, abuso de alcohol, problemas de salud mental y un mayor número de parejas sexuales.

Un equipo colaborativo de investigadores de las universidades de Chicago, Cambridge y Minnesota ha desarrollado la encuesta para investigar el impacto del uso de teléfonos inteligentes en los estudiantes universitarios. La Encuesta de Salud y Comportamientos Adictivos mostró que uno de cada cinco (20%) de los encuestados informó de un uso problemático del móvil.

La definición de uso problemático se basó en un umbral utilizado previamente en estudios de validación clínica utilizando una escala. Las características típicas del uso problemático incluyen: uso excesivo, problemas para concentrarse en clase o en el trabajo debido al uso del teléfono, sentirse inquieto sin el teléfono, falta de trabajo debido al uso del teléfono y experimentar las consecuencias físicas del uso excesivo, como mareos o visión borrosa.

Los resultados fueron que el uso problemático de teléfonos inteligentes fue mayor entre las mujeres que entre los varones, en torno al 64%.

"Aunque los efectos del uso problemático del teléfono inteligentes en las calificaciones fueron relativamente bajos, vale la pena señalar que incluso un pequeño impacto negativo podría tener un efecto profundo en el logro académico de una persona y luego en sus oportunidades de empleo en el futuro", advierte uno de los autores, Jon Grant.

De la misma manera, la proporción de estudiantes que reportaron dos o más parejas sexuales en los últimos 12 meses fue significativamente mayor entre los usuarios problemáticos: 37.4% de usuarios de teléfonos inteligentes problemáticos en comparación con el 27,2% de los estudiantes sexualmente activos que no informaron uso de problemas. La proporción con seis o más parejas sexuales fue más del doble entre los usuarios de teléfonos inteligentes problemáticos sexualmente activos (6,8% en comparación con el 3,0%).

"Los teléfonos inteligentes pueden ayudar a conectar a las personas y hacer que las personas se sientan menos aisladas, y nuestros hallazgos sugieren que pueden actuar como una vía para el contacto sexual, ya sea a través de asociaciones sostenidas o relaciones sexuales más informales", explica el coautor Sam Chamberlain.

El abuso del alcohol también fue mayor en aquellos usuarios que hacían un uso excesivo de teléfonos móviles: un 33,3% de los usuarios problemáticos frente al 22,5% del resto. En cuanto a otros problemas de salud mental, los investigadores encontraron que el uso problemático del móvil se asoció significativamente a una menor autoestima, TDAH, depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático.

Aunque el tamaño de la muestra de este estudio fue relativamente grande, se trata de un estudio transversal, por lo que no se puede establecer una relación de causalidad. Los investigadores han señalado que es necesaria más investigación sobre los efectos positivos y negativos del uso de teléfonos inteligentes.