El uso de HbA1c para el diagnóstico de diabetes de tipo 2 puede dejar a algunos pacientes sin diagnosticar

  • Knudsen JS et al.
  • Lancet Reg Health Eur

  • Maria Baena
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Miriam Tucker | Informes Clínicos | 25 de enero de 2022

Conclusión práctica

  • La incidencia de diabetes de tipo 2 disminuyó y la mortalidad aumentó tras el cambio de política de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2011 para permitir que la hemoglobina glicosilada (HbA1c) sea una alternativa de diagnóstico a la glucosa plasmática en ayunas y la prueba de tolerancia a la glucosa oral.

Relevancia

  • Es posible que se pasen por alto las personas con niveles elevados de HbA1c en el límite y alto riesgo metabólico que podrían beneficiarse de la evaluación del riesgo cardiovascular global.

Diseño del estudio

  • Estudio de cohortes poblacional de 415.553 personas con diabetes de tipo 2 incidente en Dinamarca durante 1995-2018 y 2.060.279 comparadores emparejados.
  • Financiación: Universidad de Aarhus.

Resultados fundamentales

  • La tasa de incidencia anual estandarizada de diabetes de tipo 2/100.000 habitantes aumentó de 193 a 396 (4,1 %/año) de 1995 a 2012, luego disminuyó en un 36 % a 253/100.000 de 2011 a 2018 (5,7 %/año).
  • La disminución estuvo impulsada casi en su totalidad por la caída en pacientes que comenzaron el tratamiento con HbA1c de <6,5 %.
  • La mortalidad ajustada/1.000 personas-año se redujo de 72 durante 1995-1997 a 40 durante 2010-2012 (44 %; cociente de tasas de mortalidad ajustada, 0,55 [IC del 95 %, 0,54-0,56]), luego aumentó a 48 durante 2016-2018 (27 %; cociente de tasas de mortalidad ajustada, 0,69 [IC del 9 5%, 0,67-0,72]) frente al periodo 1995-1997.

Limitaciones

  • El gran foco en la detección de diabetes a principios de la década de 2000 podría haber inflado la incidencia.
  • Las nuevas guías de cardiología de detección de HbA1c en la década de 2010 podrían haber capturado a personas más gravemente enfermas con diabetes de tipo 2.
  • Solo se incluyeron personas a quienes se recetó tratamiento farmacológico.
  • Posible falta de datos de glucosa plasmática en ayunas o prueba de tolerancia a la glucosa oral en el punto de atención.