El uso de drogas inyectadas se relaciona con un aumento del riesgo de endocarditis infecciosa (CMAJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio con usuario de drogas inyectadas ha encontrado un aumento significativo en el riesgo de endocarditis infecciosa, posiblemente relacionada con el aumento del uso del opioide hidromorfona. La enfermedad es potencialmente mortal.

"Observamos un aumento sustancial en el riesgo de endocarditis infecciosa entre las personas que se inyectan drogas, lo que se asocia con la creciente participación de la hidromorfona en el mercado de los opioides de venta con receta", escriben los autores. El estudio tiene como primer autor a Matthew Weir, del Instituto Lawson de Investigación en Salud y profesor asistente en la Escuela de Medicina y Odontología Schulich (Canadá).

Los científicos analizaron datos de Ontario sobre consumidores de drogas de bases de datos administrativas de salud entre abril de 2006 y septiembre de 2015. Hubo 60.529 ingresos en el hospital de personas que se inyectaron drogas y, de éstas, 733 tenían endocarditis infecciosa relacionada con drogas inyectables.

Aunque las tasas de ingreso para las personas que se inyectaron drogas se mantuvieron estables durante el periodo del estudio, el riesgo de endocarditis infecciosa aumentó de 13,4 ingresos cada tres meses a 35,1 ingresos cada tres meses en el periodo posterior.

Mientras que el porcentaje de recetas de opioides atribuidas a la oxicodona de liberación controlada disminuyó rápidamente cuando fue retirada del mercado por su fabricante en el cuarto trimestre de 2011, las recetas de hidromorfona pasaron del 16% al inicio del estudio a 53% al final.

Los investigadores, cuyo trabajo se publica en el Canadian Medical Association Journal, esperaban que se produjera un aumento en el riesgo de endocarditis infecciosa cuando se eliminara la oxicodona de liberación controlada del mercado canadiense; pero, encontraron que el aumento comenzó antes de la eliminación.

"Aunque nuestras observaciones no apoyan nuestra hipótesis de que la eliminación de oxicodona de liberación controlada incrementó el uso de la hidromorfona, sí confirman nuestra sospecha de que la hidromorfona puede estar desempeñando un papel en el aumento del riesgo de endocarditis infecciosa", apunta el coautor Michael Silverman.

El incremento en el riesgo de endocarditis infecciosa es consistente con los hallazgos de otros estudios, pero el momento observado del incremento fue novedoso. "Tanto el aumento en esta grave complicación del uso de drogas inyectables como la posible asociación con hidromorfona requieren un estudio adicional", sugieren los autores.