El uso de antibióticos parece relacionarse con un mayor riesgo de cáncer de intestino, pero menor de cáncer rectal (Gut)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El uso de antibióticos en comprimidos o cápsulas se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de colon, pero con un menor riesgo de cáncer rectal y depende, en cierta medida, del tipo y clase de medicamento recetado, según sugiere una investigación publicada en Gut.

Los hallazgos sugieren un patrón de riesgo que puede estar relacionado con diferencias en la actividad del microbioma intestinal y reiteran la importancia de una prescripción racional, señalan los investigadores.

Dado que los antibióticos tienen un impacto fuerte y duradero en el microbioma intestinal, alterando el equilibrio de bacterias útiles y dañinas, investigadores de la Johns Hopkins University School of Medicine (Estados Unidos) quisieron averiguar si esto podría afectar el riesgo de cáncer de colon y recto. Se basaron en datos presentados al Enlace de datos de investigación de práctica clínica (CPRD) representativo a nivel nacional entre 1989 y 2012, que contiene los registros médicos anónimos de alrededor de 11,3 millones de personas de 674 prácticas generales, alrededor del 7% de la población del Reino Unido.

Recogieron información de prescripción para 28.930 pacientes diagnosticados con cánceres intestinales (19.726) y rectales (9.254) durante un período de monitoreo promedio de 8 años, y para 137.077 pacientes, emparejados por edad y sexo, que no desarrollaron estos cánceres.

Se habían recetado antibióticos al 70% (20.278) de pacientes con cánceres intestinales y rectales y al 68,5% (93.862) de los que no. A casi 6 de cada 10 participantes del estudio se les recetó más de una clase de antibiótico.

Las personas con cáncer de intestino tenían más probabilidades de recibir antibióticos de prescripción: 71,5% frente a 69%. Los niveles de exposición fueron comparables entre los que desarrollaron cáncer rectal (67%).

La asociación entre el cáncer de intestino y el uso de antibióticos fue evidente entre los pacientes que habían tomado estos medicamentos más de 10 años antes de que se diagnosticara su cáncer. Los que desarrollaron cáncer de intestino tenían más probabilidades de recibir antibióticos dirigidos a anaerobios, que no necesitan oxígeno, así como a los dirigidos a aerobios, que sí, que los pacientes sin cáncer. Pero los pacientes con cáncer rectal fueron menos propensos a recibir antibióticos contra bacterias aeróbicas.

El lugar del cáncer también se asoció con el uso de antibióticos. El cáncer del colon proximal, las partes primera y media del intestino, se asoció con el uso de antibióticos dirigidos a anaerobios, en comparación con las personas sin cáncer. Pero el uso de antibióticos no se asoció con el cáncer del colon distal, la última parte del intestino.

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, como el sobrepeso, el tabaquismo y el consumo moderado a excesivo, el uso acumulativo de antibióticos durante un período relativamente corto (más de 16 días) se asoció con un mayor riesgo de cáncer de intestino, con un impacto más fuerte para los cánceres del colon proximal.

Lo contrario fue cierto para los cánceres rectales, donde el uso de antibióticos que excede los 60 días se asoció con un riesgo 15% menor en comparación con el no uso.

Cuando el análisis se restringió a pacientes a los que se les había recetado solo una clase de antibiótico, en lugar de ninguno, las penicilinas se asociaron constantemente con un mayor riesgo de cáncer de colon proximal. La ampicilina/amoxicilina fue la penicilina más comúnmente recetada a estos pacientes. Por el contrario, el menor riesgo de cáncer rectal se asoció con recetas de tetraciclinas.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, pero sugiere una variación sustancial en el tamaño y el patrón de los efectos de los antibióticos a lo largo del intestino. "Si la exposición a los antibióticos es causal o contribuye al riesgo de cáncer de colon, nuestros resultados resaltan la importancia de un uso racional de los antibióticos por parte de los médicos", concluyen.