El uso continuo y prolongado de hidroclorotiazida podría aumentar el riesgo de cáncer de piel


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), del Ministerio de Sanidad, ha alertado de que el uso prolongado y continuo de hidroclorotiazida, diurético indicado para varias enfermedades como hipertensión arterial, diabetes insípida, edema por insuficiencia cardiaca o renal y hipercalciuria idiopática, puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo no melanocítico, según han revelado dos estudios epidemiológicos realizados en Dinamarca.

La alerta se produce después de que el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) haya finalizado recientemente una evaluación de los riesgos de la hidroclorotiazida iniciada tras conocerse los resultados de dos estudios epidemiológicos llevados a cabo con datos procedentes de bases de datos danesas, que mostraban una asociación entre la administración de este diurético y un incremento de riesgo de cáncer cutáneo no melanocítico (carcinoma basocelular y carcinoma espinocelular).

Según los estudios daneses de referencia, en pacientes expuestos a hidroclorotiazida, con dosis acumuladas de 50.000 mg o superiores, el riesgo de carcinoma basocelular podría incrementarse en 1,3 veces y el riesgo de carcinoma espinocelular en 4 veces. Dosis acumuladas superiores se asociaban con un riesgo mayor. Una dosis acumulada de 50.000 mg correspondería por ejemplo, al uso diario de 12,5 mg de hidroclorotiazida durante aproximadamente 11 años. La razón podría estar relacionada con el efecto fotosensibilizante del fármaco.

Las autoridades sanitarias españolas aseguran que no se ha observado un incremento en el riesgo de desarrollo de cáncer de piel tipo melanocítico. En España, la incidencia del carcinoma basocelular se estima en 253,23 por cada 100.000 personas al año y la incidencia de carcinoma espinocelular en 38,16 por cada 100.000 personas al año. No obstante, la AEMPS está llevando a cabo un estudio con datos procedentes de la base de datos BIFAP con objeto de obtener información sobre esta asociación en la población española.

En cualquier caso, ante esta alerta sanitaria, la AEMPS recomienda a los médicos reconsiderar el uso de hidroclorotiazida en pacientes con antecedentes de cáncer de piel no melanocítico, así como vigilar la presencia de alteraciones cutáneas en pacientes que reciben tratamientos prolongados con hidroclorotiazida e informarles de las precauciones a adoptar en relación con la exposición solar.