El tratamiento del cáncer no empeora la COVID-19 (Nat Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (Estados Unidos), publicado en Nature Medicine, muestra que el tratamiento contra el cáncer no empeora la infección por el nuevo coronavirus.

Por ello, los autores han asegurado que los pacientes no deben retrasar la administración de sus tratamientos oncológicos por miedo a la infección. Además, han alentado a los oncólogos a suministrar las terapias a sus pacientes.

"El curso y el espectro clínico de esta enfermedad aún no se comprende completamente y este es solo uno de los muchos estudios que deberán realizarse sobre las conexiones entre el cáncer y COVID-19. Pero el gran mensaje ahora es claro, la gente no debe detener o posponer el tratamiento del cáncer", aseguran los autores.

Los investigadores han llegado a esta conclusión tras analizar a 423 pacientes con cáncer diagnosticados de COVID-19 entre el 10 de marzo y el 7 de abril. El 40% fueron hospitalizados por COVID-19, el 20% desarrolló enfermedad respiratoria grave, el 9% necesitó ventilación mecánica y el 12% falleció.

Los tipos de cáncer más frecuentes fueron tumores sólidos como el cáncer de mama, colorrectal y de pulmón. El linfoma fue la neoplasia hematológica más frecuente, mientras que más de la mitad de los casos fueron tumores sólidos metastásicos.

Del mismo modo que otros estudios en la población general, los investigadores encontraron que la edad, la raza, la enfermedad cardiaca, la hipertensión y la enfermedad renal crónica se relacionaron con la gravedad de la enfermedad.

De hecho, los investigadores encontraron que los pacientes que tomaban medicamentos de inmunoterapia tenían más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y requerir hospitalización. "Se necesita más investigación para observar los efectos de estos medicamentos. Pero otros tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la cirugía, no contribuyeron a peores resultados", concluyen los científicos.