El tratamiento de privación de andrógenos para el cáncer de próstata parece proteger a los hombres frente a la COVID-19 (Ann Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio con una muestra de 4.532 hombres en la región italiana del Véneto ha descubierto que aquellos que estaban siendo tratados por cáncer de próstata con terapia de privación de andrógenos (ADT) tuvieron menos probabilidades de contraer la infección por el coronavirus causante de COVID-19 y, si estaban infectados, de que la enfermedad fuera menos grave.

Los autores del estudio, publicado en Annals of Oncology, comentan que sus hallazgos sugieren que la ADT parece proteger a los hombres frente a la infección.

Los investigadores, dirigidos por Andrea Alimonti, de la Universidad de la Svizzera Italiana (Suiza), descubrieron que de los 4.532 hombres infectados con COVID-19, el 9,5% (430) tenía cáncer y el 2,6% (118) cáncer de próstata. Los pacientes con cáncer tuvieron un riesgo 1,8 veces mayor de infección por COVID-19 que el resto de la población masculina y desarrollaron una enfermedad más grave.

Sin embargo, cuando se centraron en los pacientes con cáncer de próstata encontraron que solo 4 de los 5.273 varones que recibían ADT estaban infectados y ninguno de ellos murió, en comparación  con los 37.161 hombres con cáncer de próstata que no estaban recibiendo ADT, de los cuales 114 desarrollaron COVID-19 y 18 murieron. Entre 79.661 pacientes con otros tipos de cáncer, 312 desarrollaron COVID-19 y 57 fallecieron.

"Los pacientes con cáncer de próstata que recibieron ADT mostrron un riesgo cuatro veces menor de COVID-19 en comparación con los pacientes que no recibieron ADT--explica Alimonti-. Se encontró una diferencia aún mayor cuando comparamos pacientes con cáncer de próstata que recibieron ADT con pacientes que tuvieran otro tipo de cáncer; hubo una reducción de más de cinco veces en el riesgo de infección entre los pacientes con cáncer de próstata que recibían ADT".

"Este es el primer artículo que sugiere una relación entre la ADT y COVID-19 -destaca-. Recopilamos datos de una gran población de pacientes infectados por el coronavirus y descubrimos que quienes están siendo tratados con ADT para el cáncer de próstata están protegidos, aunque todos los pacientes con el cáncer tiene un mayor riesgo de infección por COVID-19 que los pacientes no cancerosos".

Los investigadores creen que sus hallazgos sugieren que, incluso si los hombres no tuvieran cáncer de próstata, aquellos que tienen un alto riesgo de desarrollar COVID-19 podrían tomar ADT por un período limitado de tiempo para prevenir la infección, mientras que aquellos que se infecten podrían recibir ADT para reducir la gravedad de la enfermedad.

"Existen varias terapias clínicamente aprobadas que disminuyen los niveles de andrógenos y que se pueden administrar a los pacientes. Por ejemplo, la hormona liberadora de hormona luteinizante (LH-RH), los antagonistas pueden disminuir los niveles de testosterona en pacientes en 48 horas y el efecto de esta terapia es transitoria", explica Alimonti-. Una vez que un paciente deja de tomar el medicamento, sus niveles de testosterona vuelven a los niveles anteriores. Estos tratamientos para reducir los niveles de testosterona, si se administran durante menos de un mes, no tienen efectos secundarios importantes".

"Espero que nuestros hallazgos inspiren a otros médicos a realizar ensayos clínicos con ADT transitoria en hombres infectados con COVID-19, además de otras terapias experimentales -prosigue-. Aunque estos datos deben validarse aún más en grandes cohortes de pacientes con COVID-19, proporcionan una respuesta a la hipótesis de que los niveles de andrógenos pueden facilitar las infecciones por coronavirus y aumentar la gravedad de los síntomas, como se ha visto en pacientes masculinos".