El tratamiento de la psoriasis con fármacos biológicos parece frenar la formación de la placa de ateroma (Cardiovasc Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores estadounidenses han descubierto que el tratamiento de la psoriasis con medicamentos biológicos puede reducir la acumulación temprana de placa de ateroma que obstruye las arterias, restringe el flujo sanguíneo y provoca infarto de miocardio e ictus.

Los hallazgos resaltan cómo estos fármacos pueden desempeñar un papel en la reducción del riesgo cardiovascular. El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) de Estados Unidos, se publica en Cardiovascular Research.

"Clásicamente, un infarto de miocardio es causado por uno de los cinco factores de riesgo: diabetes, hipertensión, colesterol alto, antecedentes familiares o tabaquismo", apunta Nehal N. Mehta, jefe del Laboratorio de Inflamación y Enfermedades Cardiometabólicas del NHLBI. "Nuestro estudio presenta evidencia de que existe un sexto factor, la inflamación, y que es fundamental tanto para el desarrollo como para la progresión de la aterosclerosis al infarto", añade.

Los investigadores proporcionaron la primera evidencia en humanos de que el tratamiento de una enfermedad inflamatoria conocida con terapia biológica se asocia a una reducción de la arteriopatía coronaria, en particular de la placa de ateroma propensa a la ruptura que a menudo conduce a un infarto.

La psoriasis se asocia a una inflamación sistémica elevada, lo que eleva el riesgo de enfermedad de los vasos sanguíneos y de diabetes. La inflamación ocurre cuando el mecanismo defensivo del organismo se activa para evitar infecciones o enfermedades, pero este mecanismo puede volverse contra sí mismo cuando se activa, por ejemplo, por un exceso de colesterol LDL.

Los hallazgos actuales provienen de un estudio observacional de la cohorte de la Iniciativa Cardiometabólica para Aterosclerosis de Psoriasis NIH, que incluía a 265 pacientes con psoriasis, 101 de los cuales presentaban enfermedad cutánea de moderada a grave y recibían terapia biológica.

Durante un año, los investigadores siguieron a los pacientes candidatos, todos los cuales presentaban bajo riesgo cardiovascular, y los compararon con aquellos que eligieron no recibir terapia biológica. Los resultados del estudio muestran que la terapia biológica se asoció a una reducción del 8% de la placa de ateroma en las arterias coronarias.

"Los hallazgos que más nos intrigaron fueron que los subcomponentes de la placa coronaria cambiaron durante un año, incluidos el núcleo necrótico y los componentes no calcificados, que son los culpables de la mayoría de los infartos de miocardio", detalla Mehta.

Investigaciones anteriores habían relacionado la psoriasis con el desarrollo prematuro de placa de alto riesgo. Ahora, el equipo de Mehta ha demostrado cambios beneficiosos en esta placa cuando se trata la psoriasis con terapia biológica, incluso sin cambios en otros factores de riesgo cardiovascular como el colesterol, la glucosa y la presión arterial.

"Esto parece ser un efecto antiinflamatorio. Ante la ausencia de mejoría en otros factores de riesgo cardiovascular y sin añadir nuevos medicamentos para el colesterol, la placa blanda de los pacientes aún mejoró. El único cambio fue la gravedad de su enfermedad de la piel", señala Mehta.

Los autores subrayan que habrá que seguir investigando para confirmar si esto es así o si el efecto positivo es el resultado del tratamiento de la enfermedad inflamatoria subyacente. "Nuestros datos son observacionales, por lo que los próximos pasos deben ser ensayos controlados aleatorizados", concluye Mehta.