El tratamiento con antibióticos alivia los síntomas de la enfermedad de Alzheimer en ratones (J Exper Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Chicago (Estados Unidos) han demostrado que el tipo de bacterias que vive en el intestino puede influir en el desarrollo de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer en ratones. El estudio, que se publica en el Journal of Experimental Medicine, muestra que al alterar el microbioma intestinal el tratamiento con antibióticos a largo plazo reduce la inflamación y retrasa el crecimiento de placas amiloides en el cerebro de ratones machos, aunque el mismo tratamiento no tiene efecto en las hembras.

El microbioma intestinal es generalmente inofensivo, pero debido a que afecta a la actividad del sistema inmunitario, estas bacterias pueden influir en una amplia gama de trastornos, incluso en tejidos distantes como el cerebro.

"La evidencia reciente sugiere que las bacterias intestinales podrían desempeñar un papel importante en diversas afecciones neurológicas, incluidos los trastornos del espectro autista, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson y la patología de Alzheimer", explica Sangram S. Sisodia.

Se ha observado que los pacientes de Alzheimer muestran cambios en su microbioma intestinal, y Sisodia y colegas informaron previamente de que las bacterias intestinales pueden influir en el desarrollo de estos síntomas en los roedores. El tratamiento antibiótico a largo plazo limitó la formación de placas de amiloide y redujo la activación de la microglía en ratones machos, pero no en las hembras, que expresan proteínas mutantes asociadas a la enfermedad de Alzheimer familiar. "Aunque convincentes, nuestros estudios publicados sobre el papel del microbioma intestinal en la formación de placa amiloide se limitaron a una sola cepa de ratones", explica Sisodia.

En el nuevo estudio, examinaron los efectos de los antibióticos en un modelo diferente de ratón de la enfermedad de Alzheimer conocido como APPS1-21. El tratamiento a largo plazo con un cóctel de antibióticos redujo nuevamente la formación de placas de amiloide en roedores machos. El tratamiento con antibióticos también pareció alterar la activación de la microglía en ratones machos, cambiándolos de una forma que se cree promueve la neurodegeneración a una forma que ayuda a mantener un cerebro sano.

Para demostrar que estas mejoras en los síntomas de Alzheimer fueron causadas por alteraciones en el microbioma intestinal, trasplantaron materia fecal de ratones no tratados a animales tratados con antibióticos. Este procedimiento restauró el microbioma intestinal y provocó un aumento en la formación de placa amiloide y la activación microglial.

Pero, ¿por qué las alteraciones en el microbioma intestinal solo afectan a los ratones machos? Sisodia y colegas descubrieron que el tratamiento a largo plazo cambió las bacterias intestinales de ratones machos y hembras de diferentes maneras. Los cambios en el microbioma de las hembras hicieron que su sistema inmunitario aumentara la producción de varios factores proinflamatorios que podrían influir en la activación de la microglía.

"Nuestro estudio muestra que las perturbaciones del microbioma intestinal en las que median los antibióticos tienen influencias específicas del sexo en la formación de placa amiloide y la actividad microglial en el cerebro -subraya Sisodia-. Ahora queremos investigar si estos resultados pueden atribuirse a cambios en cualquier tipo particular de bacteria".