El trasplante de heces también es eficaz en niños con diarrea por Clostridium difficile (Clin Gastroenterol Hepatol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El trasplante de microbiota fecal, también conocido como transferencia de heces de un donante sano a un paciente, es altamente eficaz para revertir las infecciones diarreicas severas por Clostridium difficile en adultos. Ahora, un nuevo estudio publicado en Clinical Gastroenterology and Hepatology ha demostrado que también es un seguro y efectivo en niños.

La enfermedad diarreica por Clostridium difficile está en aumento entre los niños. De hecho, un estudio estadounidense encontró que su incidencia se multiplicó por 12,5 entre 1991 y 2009. Por razones que no están claras, la bacteria ataca con mayor frecuencia a los niños sin factores de riesgo como la hospitalización o la exposición a antibióticos.

Un equipo del Boston Children's Hospital (Estados Unidos) estudió retrospectivamente a 372 pacientes con Clostridium difficile, de 11 meses a 23 años de edad, que se sometieron a trasplante de heces en uno de 18 centros pediátricos de Estados Unidos. El trasplante de microbiota fecal fue administrado de varias maneras, incluyendo colonoscopia, sonda nasogástrica, cápsulas congeladas o enemas.

De 335 pacientes, el 81% no tuvo recurrencia de la infección después de un solo tratamiento. Algunos de los pacientes restantes tuvieron una segunda ronda de FMT; cerca de la mitad no vieron recurrencia de Clostridium difficile, lo que aumentó la tasa general de éxito al 87%.

El éxito fue 2,7 veces más probable cuando el trasplante de microbiota fecal se presentó en forma de heces frescas frente a heces previamente congeladas, y 2,4 veces más probable cuando los pacientes recibieron las heces por colonoscopia en comparación otros métodos. Los pacientes que no tenían una sonda de alimentación (que se consideraba un factor de riesgo para Clostridium difficile) tenían el doble de probabilidades de responder, y los que tenían una infección previa tenían veinte% más probabilidades de éxito. La edad no parecía ser un factor.

En cuanto a la seguridad, solo el 6% de los pacientes sufrieron eventos adversos relacionados con el trasplante de microbiota fecal: la mayoría eran leves e incluían diarrea, vómitos y distensión. De los aproximadamente un tercio de los pacientes que también tenían enfermedad intestinal inflamatoria, el 2,5% tenía un brote grave de su enfermedad que requería que fueran hospitalizados. Pero no estaba claro que eso tuviera algo que ver con el trasplante de microbiota fecal.