El trabajo por turnos se asocia a un mayor riesgo de nuevos casos y mortalidad de enfermedad cardiovascular

  • Ho FK et al | Int J Epidemiol | 20 de Agosto de 2021

  • Maria Baena
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Pavankumar Kamat | Informes Clínicos | 7 de septiembre de 2021

Conclusión práctica

  • Los trabajadores por turnos tienen más riesgo de inicio de enfermedades cardiovasculares mortales, lo que en parte es mediado por factores de riesgo modificables como tabaquismo, duración y calidad del sueño, adiposidad y estado metabólico.

Relevancia

  • Los hallazgos resaltan la necesidad de un mejor control del riesgo de enfermedad cardiovascular en trabajadores por turnos a través de intervenciones en el estilo de vida, como cese del tabaquismo y control de peso, que podrían implementarse dentro de contextos laborables en individuos que tienen el máximo riesgo.

Diseño del estudio

  • Investigadores de la Universidad de Glasgow llevaron a cabo un estudio prospectivo de cohortes de 238.661 participantes que tenían empleo remunerado o autoempleo, identificados en la base de datos del Biobanco del Reino Unido.
  • Financiación: ninguna.

Resultados fundamentales

  • Los trabajadores por turnos frente a los que no lo son tuvieron un aumento del riesgo de (hazard ratio ajustado [HRa]; IC del 95 %):
    • Inicio de enfermedad cardiovascular (1,11; 1,06-1,16; p < 0,0001); y
    • Enfermedad cardiovascular mortal (1,25; 1,08-1,44; p = 0,002).
  • En comparación con los hombres y los trabajos que implican un trabajo manual más pesado, la mayor duración del trabajo por turnos se correlacionó más fuertemente con el inicio de enfermedad cardiovascular en (HRa; IC del 95 %):
    • Mujeres (1,16; 1,07-1,27; p = 0,005); y
    • Trabajos que implicaron un trabajo manual pesado mínimo (1,18; 1,10-1,27; p = 0,002).
  • La relación del trabajo por turnos con la insuficiencia cardiaca (HRa: 1,15; IC del 95 %: 1,03-1,28) fue más potente que con el ictus (HRa: 1,09; IC del 95 %: 0,99-1,20) y la cardiopatía isquémica (HRa: 1,09; IC del 95 %: 1,03-1,15).
  • Tabaquismo actual (14,1 %), sueño (12,3 %), adiposidad (9,8 %), mayor nivel de hemoglobina glicosilada (10,7 %) y cistatina C (5,5 %) fueron los mediadores clave de enfermedad cardiovascular potencialmente modificables.

Limitaciones

  • El biobanco del Reino Unido no es una base de datos representativa de toda la población general en lo que respecta a estilo de vida.