El tabaquismo pasivo durante el embarazo causa miles de mortinatos en los países en desarrollo (BMJ Tobacco Control)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de York (Reino Unido) y publicado en BMJ Tobacco Control ha concluido que la exposición al tabaquismo pasivo en mujeres embarazadas produce al año miles de nacimientos de niños fallecidos o mortinatos.

Diferentes investigaciones habían confirmado que la exposición al humo del tabaco durante el embarazo aumenta el riesgo de muerte fetal, malformaciones congénitas, bajo peso al nacer y enfermedades respiratorias. Sin embargo, hasta ahora no se conocía al completo el alcance de esta exposición.

Tras analizar la cantidad de embarazos junto con los datos de exposición al tabaquismo en 30 países en desarrollo entre los años 2008 y 2013, los investigadores han concluido, por ejemplo, que más del 40% de todas las mujeres embarazadas en Pakistán están expuestas al humo de segunda mano, lo que causa aproximadamente 17.000 mortinatos en tan solo un año.

Así, el análisis ha revelado que en Armenia, Indonesia, Jordania, Bangladesh y Nepal más del 50% de las mujeres embarazadas estaban expuestas al humo del tabaco en su hogar sin ser fumadoras. Los autores creen que esto llevó a más de 10.000 nacimientos de mortinatos solo en Indonesia.

En Pakistán, solo el 1% de los nacimientos muertos se atribuyen a las mujeres que fuman activamente durante el embarazo, pero para el tabaquismo pasivo la cifra es del 7%, en gran parte debido al alto número de mujeres embarazadas expuestas al humo del tabaco en el hogar. De hecho, en 5 de los 30 países, la exposición al tabaquismo pasivo mano en el hogar fue dos veces más frecuente que el tabaquismo activo.

El autor principal del estudio, Kamran Siddiqi, ha señalado que este estudio revela "un gran problema, un problema que no se está abordando". "Hemos demostrado por primera vez que el humo de segunda mano durante el embarazo es mucho más común que el tabaquismo activo en los países en desarrollo, lo que representa más nacimientos muertos que el tabaquismo activo. Proteger a las mujeres embarazadas de la exposición al humo de segunda mano debería ser una estrategia clave para mejorar la salud materna e infantil", ha reclamado.

El equipo de investigación reconoce que los resultados se basan en encuestas autoinformadas y podrían estar sujetos a cierta subestimación. También puntualizan que se necesita más trabajo para desarrollar intervenciones efectivas que reduzcan la exposición de los hogares al tabaquismo pasivo.