El tabaquismo, la obesidad y la baja tasa de vacunación pueden revertir la esperanza de vida de los europeos


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Tabaquismo, consumo de alcohol, sobrepeso, obesidad y baja tasa de vacunación son algunas de las amenazas que pueden revertir los grandes aumentos de esperanza de vida que se han experimentado en los últimos años en Europa, según se desprende del Informe Europeo de Salud, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque en el trabajo se constata que la esperanza de vida sigue aumentado, la mortalidad disminuyendo y la satisfacción vital de los europeos incrementándose, existen importantes diferencias entre los distintos países, especialmente en lo que se refiere a las medidas para reducir los efectos negativos del consumo de tabaco, alcohol, sobrepeso y la baja vacunación.

"El último informe ha puesto de manifiesto que la mayoría de los países europeos han tomado medidas importantes para alcanzar los objetivos de salud establecidos para 2020 y, por ende, los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud de la Agenda 2030. No obstante, el progreso es desigual entre los países e, incluso, dentro de los propios estados. Los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida son motivo de preocupación dado que pueden ralentizar o, incluso, revertir los grandes aumentados de esperanza de vida si no se controlan adecuadamente", ha avisado la directora regional de la OMS Europa, Zsuzsanna Jakab.

En concreto, el documento ha puesto de manifiesto que los europeos viven un año más de media que hace cinco años, si bien existe una diferencia de 11,5 años entre los países con la expectativa de vida más alta y más baja. Asimismo, el sentido de bienestar entre los europeos es de los "más altos" del mundo, si bien hay pronunciadas diferencias entre los países.

Respecto a la reducción de muertes, el informe de la OMS ha reflejado que en 15 años han disminuido un 25% y que, al mismo tiempo, en Europa se está superando el objetivo de reducir cada año, hasta 2020, un 1,5% las muertes prematuras por enfermedad cardiovascular, cáncer, diabetes y patologías respiratorias crónicas. De hecho, los datos más recientes apuntan a un descenso medio del 2% anual.

Del mismo modo, las muertes por causas externas de lesiones o intoxicaciones han disminuido constantemente en aproximadamente un 12% en cinco años, si bien esas muertes fueron más de tres veces superiores entre los hombres que entre las mujeres.

Sin embargo, los factores del estilo de vida que afectan la mortalidad por estas causas siguen siendo una "preocupación importante" para la OMS, puesto que las tasas de tabaquismo son las más altas del mundo, con una de cada tres personas de más de 15 años que continúa fumando; el consumo de alcohol entre los adultos sigue siendo también el más alto del mundo; y más de la mitad de la población tiene sobrepeso y están aumentando los índices de obesidad.

En relación a la vacunación infantil, en el estudio la OMS reconoce que las tasas de inmunización están mejorando en toda Europa, si bien los brotes recientes de sarampión y rubéola en algunos países están poniendo en peligro la capacidad de Europa para eliminar estas enfermedades.

"Aunque queda mucho por hacer, este compromiso y la experiencia adquirida a través de la implementación de Agenda de Salud 2020 colocan a los estados miembros de la Región Europea de la OMS en una posición sólida para pasar a la próxima década mejor posicionados a la hora de poder realizar el ambicioso Desarrollo Sostenible relacionado con la salud", concluye la OMS.