El SME se muestra indignado por la campaña de desprestigio de los profesionales

  • Ana Villajos
  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Sindicato Médico de Euskadi (SME) ha expresado su indignación por la “campaña de desprestigio” a los profesionales médicos por parte del Departamento de Salud del Gobierno Vasco. En un comunicado, el SME ha lamentado las declaraciones realizadas en los últimos días por Sagardui, la directora general de Osakidetza y la subdirectora de Atención Primaria.

En concreto, se ha referido a las manifestaciones de las responsables de Salud sobre que “se están ofertando 3.000 euros en horario de 8 a 15 horas". También sobre que "hay MIR que han terminado su formación y se toman unos meses sabáticos o se van a una ONG”.

Además, ha criticado la reorganización de los servicios anunciada por la consejera Gotzone Sagardui. Desde su perspectiva se basa en “medidas paliativas que no conducen a nada”. Por ello, exigen en buscar soluciones, en vez de aplicar medidas paliativas.

Desprestigio de los profesionales
Sobre las declaraciones que suponen este desprestigio de los profesionales, desde SME han querido aclarar algunas cuestiones. Entre otras, que en los servicios de atención inicial al paciente, sobre todo en la Atención Primaria, “las condiciones de trabajo son pésimas”.

Además, el sindicato médico ha destacado que el salario medio bruto de los vascos ronda los 2.278 euros al mes. Así, considera que "700 euros de diferencia no parecen una barbaridad". Especialmente, “para una persona que se ha pasado 10 años de su vida formándose y capacitándose para poder ejercer su profesión y cuya máxima responsabilidad es cuidar de la salud y vida de la población”.

Asimismo, argumentan que, en la mayoría de países europeos el salario bruto del personal médico es mayor de 120.000 euros anuales. Por lo que "la a priori ‘atractiva oferta de Osakidetza, ya no resulta una bicoca. Prueba de ello es que en los últimos 10 años se han fugado a Europa unos 20.000 profesionales médicos del conjunto de comunidades", ha manifestado.