El Sindicato Médico de Cataluña insta a la concertada a reclamar los atrasos desde 2015 por vía judicial


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El Sindicato Médico de Cataluña (MC), mayoritario en la Sanidad catalana, ha alertado a los trabajadores de la red sanitaria concertada que pueden perder los atrasos que han generado desde el año 2015 por el impago de complementos que debe incluir la nómina de vacaciones (complemento de atención continuada, guardias físicas y de localización y pluses de sábado, domingo y festivos) en el caso de no reclamarse por la vía jurídica antes de julio de 2020.

La central médico lanza la advertencia después de que en la última reunión con las patronales celebrada no se haya llegado a un acuerdo sobre el pago de los retrasos acumulados que la  sentencia del Tribunal Supremo reconoce como derecho de los empleados, ni sobre la fórmula de cómo se calculará y abonará en adelante el importe de los complementos en las vacaciones.

Sin asumir los compromisos

Para asumir estos pagos, los representantes empresariales piden a las organizaciones sindicales que renuncien a reclamar los intereses de mora del 10 por ciento anual y que, en el cálculo de los atrasos a percibir, se excluyan los periodos de baja laboral, ni siquiera si esta es por motivo de embarazo, maternidad o por violencia de género. Además, las patronales no se muestran dispuestas a asumir el compromiso de que todos los centros acepten estas condiciones y paguen los atrasos.

Por su parte, la respuesta de consenso mínimo de los sindicatos ha sido que en ningún caso pueden prescindir de los intereses sin garantías de que todas las empresas harán frente a los pagos, y que de ninguna manera pueden considerarse como neutros, a efectos de cálculo, los periodos en que los trabajadores hayan estado de baja por situación de embarazo o por violencia de género, una cuestión que, a juicio de la parte social, sería fácilmente impugnable. Asimismo, las organizaciones sindicales quieren preservar el derecho de aquellos trabajadores que quieran reclamar los intereses de mora de manera individual o colectiva mediante una demanda judicial.

Debido al desacuerdo, el Sindicato Médico insta a todo el personal del sector a presentar una demanda para, por un lado, asegurar el cobro de los importes con carácter retroactivo y, por el otro, exigir los intereses de mora acumulados, ya que son un “derecho” y una cantidad “económicamente significativa” que puede suponer un incremento de más de un 20% de los importes reclamados.

Inquietud entre los radiólogos de AP

Por otro lado,  la dirección del Sindicato Médico (MC) ha hecho suya la inquietud existente entre los radiólogos de Atención Primaria (AP) del Instituto Catalán de Salud, “que ve amenazado el futuro de su servicio”. En una reunión mantenida con el sindicato, el colectivo les expuso la situación por la que atraviesan. A saber: La no cobertura de las jubilaciones y la obsolescencia de los equipos radiológicos que se arrastra desde hace tiempo ha hecho planear la sospecha de que el  ICS quiere hacer desaparecer la plantilla de radiólogos propia de los centros de Atención Primaria (CAP) y sustituirla por especialistas adscritos al ámbito hospitalario.

Los radiólogos consideran que esta maniobra debilitaría la Atención Primaria y reduciría su capacidad resolutiva, ya que el servicio pasaría a depender de los hospitales. Por otra parte, los profesionales se quejan del envejecimiento de los equipos de radiología que, según afirman, es de “segunda categoría”. “Esto es una locura, porque sin máquinas no hacemos nada”, señalan.

Otra de las preocupaciones del colectivo es la disminución de la plantilla que está provocando un aumento de las cargas de trabajo y también de las listas de espera, sobre todo de las ecografías de mama. Para resolver la escasez de profesionales, los radiólogos reclaman a la Administración un incremento de las plazas de formación especializada en radiodiagnóstico –actualmente la Sanidad catalana oferta 32 plazas de esta especialidad– y la cobertura de las bajas por jubilación.

Ante esta situación, MC y los radiólogos han decidido iniciar los trámites para crear una agrupación vinculada al Sector Primaria ICS, para fortalecer su representación y la defensa de los intereses laborales y profesionales del colectivo.