El riesgo de que los infectados por el VIH en tratamiento transmitan el virus a sus parejas es nulo


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas VIH-positivas que siguen tratamiento con antirretrovirales tienen "riesgo cero de transmitir el virus" a sus parejas, según ha concluido el estudio observacional Partner-2, el mayor realizado a nivel europeo en parejas de hombres homosexuales serodiscordantes, ha explicado el director del centro comunitario BCN Checkpoint, Ferran Pujol.

En rueda de prensa, el responsable médico del BCN Checkpoint e investigador del Institut de Recerca de la Sida IrsiCaixa, Pep Coll, ha explicado que se hizo un seguimiento durante 4 años a 783 parejas de hombres de una quincena de países, en las que uno era VIH-positivo y el otro VIH-negativo, y el 32% tenía relaciones sexuales fuera de la pareja.

Durante el trabajo se produjeron 15 infecciones por VIH:  11 de éstas personas afirmaron haber tenido relaciones con otras personas, por lo que la infección se contrajo fuera de la pareja, y en las cuatro restantes, el estudio filogenético del virus mostró que éste no coincidía con el de su pareja, por lo que "no hubo ninguna transmisión del virus del VIH".

En los 4 años se registraron 7.700 actos sexuales con penetración anal sin condón -una media de 43 anuales por pareja- y el 23% tuvo otras infecciones de transmisión sexual (ITS), sobre las que Coll ha destacado que demostraron que "no eran un factor de riesgo", como habían apuntado anteriores estudios.

El presidente de Projecte dels NOMS-Hispanosida, Michael Meulbroek, ha puesto en valor las implicaciones que tiene este estudio para la salud pública, ya que "ha dejado claro la evidencia de que el tratamiento con los antirretrovirales es un método de prevención", y puede ayudar a aumentar la detección precoz, el tratamiento inmediato y reducir las infecciones.

"No solo impide transmitir el virus a otras personas, sino que también protege la persona con VIH de una reinfección", que implica infectarse con un subtipo de virus diferente al que se tiene, ha destacado, por lo que considera que las conclusiones, que se presentaron en la 22 Conferencia Internacional del Sida en Ámsterdam, son un mensaje muy importante.

Además de las implicaciones para la salud pública, ha destacado las que tienen sobre el individuo: "La primera implicación es acabar con este miedo de sentirte un peligro para los demás, y disfrutar de las relaciones sexuales", ha afirmado, porque en caso de que se rompa el preservativo o de no usarse, no hay riesgo de transmisión.

Meulbroek ha considerado el preservativo una "barrera importante" en las parejas consolidadas, y ha reivindicado que este descubrimiento implica mejorar el placer sexual, con un efecto positivo sobre la salud mental y la calidad de vida.

Ha reflexionado sobre que gran parte de la discriminación es una herencia de los años 80, cuando era una infección potencialmente mortal: "En muchos países todavía está criminalizado el VIH, y no hay que pensar solo en los países del Oriente Medio, sino en Canadá y Suecia, donde una persona con VIH puede estar perseguida si no revela a su pareja sexual que tiene VIH".

Pujol ha explicado que, a pesar de esta evidencia, se han sentido cuestionados en multitud de ocasiones, y aunque entiende que muchos médicos rechacen hacer afirmaciones absolutas y creer en un 100%, ha criticado que todavía encuentran "paternalismo" e incapacidad de algunos profesionales de transmitir la tranquilidad que puede tener actualmente un paciente tratado.